Alemania

Por: Manuel Pineda

En mi entrega anterior “El Imperio Romano”, nos habíamos quedado en el fin del Imperio Romano en 1806, cuando el Emperador Francisco II abdicaba al trono tras la derrota a manos de nada más y nada menos de quien estaba apareciendo en escena Napoleón. Dando inicio así a las Guerras Napoleónicas 1806-1815. Dando inicio a la continuidad del Reino de Prusia, siendo un estado que ya existía desde 1701 en Europa y comprendía parte de Polonia, una pequeña parte de Rusia y la zona Oriental de Alemania, lo que fue la RDA o la parte comunista dominada por Rusia, antes de la caída del Muro de Berlín.

Ya con la victoria final en 1815 sobre Napoleón en la famosa batalla de Waterloo, una lastima no tener espacio para entrar en detalle de cómo se fraguó esta masiva batalla, que tuvo lugar en aquella época en Holanda, hoy Bélgica. Esto dio por terminado el reino del emperador francés. Con esta victoria los prusianos recuperaron un 40% más de su territorio, se distribuyeron en 10 provincias y se estableció la Confederación Germánica o Ducados. Nunca terminaban las escaramuzas con sus vecinos entre 1848 y 1852, cuando Dinamarca terminó por tomarse dos de los Ducados. Firmándose el Armisticio de Malmoe favoreciendo a los daneses, por presión de Gran Bretaña y Rusia quienes no veían con buenos ojos el fortalecimiento de los germanos, hasta que en 1867 La Confederación atacó a Dinamarca y recuperó los dos Ducados con la ayuda de Austria. En esos años se sustituyó la Confederación Germánica por la Confederación Alemana del Norte.

En ese entonces quien gobernaba era el Rey Guillermo, en 1870 los germanos le declararon la guerra a Francia y teniendo a su lado a los demás estados germanos, obtuvieron una rápida victoria sobre el Emperador Napoleón III de Francia. El Rey Guillermo fue nombrado Kaiser Guillermo I, que es lo mismo que emperador. Este quería mantener la paz en La Confederación, pero falleció en 1888. Su sucesor Guillermo II, no tuvo la oportunidad de gobernar ya que su canciller Otto Von Bismark, a quien luego despidió por haber acumulado un poder dentro del gobierno inmensurable que hacía imposible, para nadie poder gobernar.

Presentándose entonces uno de los períodos más nefastos de la historia universal, la Primera Guerra Mundial 1914-1919, es imposible entrar en detalle ya que el espacio no me lo permite, por la rivalidad entre Alemania y Francia, las disputas territoriales entre Rusia y Austria, la contienda comercial y colonial entre Inglaterra y Alemania, fricciones políticas dando paso a alianzas internacionales entre Inglaterra, Francia y Rusia. En la parte militar las alianzas fueron muy similares, cabe resaltar que aquí está resurgiendo en Alemania el Imperio Romano, su sistema y estructura; para derrotar a Francia su alianza con Austria e Italia, le hace acaparar un poder inmenso y aquí nace la alianza Francia, Rusa e Inglaterra. No fue hasta 1917 en que los Estados Unidos se vio forzado a entrar en escena de la IGM y que al final de la guerra las fuerzas aliadas involucraron 32 países. Tras la derrota de Alemania, 9 millones de muertos y se calcula que hubo 30 millones de heridos.

Viene luego otro período lúgubre de la historia universal la Segunda Guerra Mundial 1939-1945 y este se conoce como el último renacer de Alemania y el Imperio Romano, liderado en ese entonces por el macabro Adolfo Hitler y su partido Nazi. Esta vez formado por la alianza de Alemania buscando la revancha de la derrota de la IGM, Italia y Japón. Por el lado de los países aliados Francia, Inglaterra y Rusia, todo comenzó cuando los alemanes invadieron Polonia y bajo el pacto Ribbentrop-Mólotov que los alemanes habían firmado con los rusos, que establecía el dividirse varios países entre los dos, esto a pesar de que Hitler consideraba a muchos de los eslavos judíos rusos como comunistas y capitalistas internacionales al cual se oponía y consideraba de una raza inferior. Hitler en su obsesión de la raza perfecta, la raza aria y borrar todo vestigio de los judíos o “la solución final” como la llamaba él y recordamos aquellas tristes imágenes de los campos de concentración del Holocausto, ya entraré en más detalle en mi próxima entrega “Antisemitismo”. Solo quiero darles un adelanto, resulta que durante 70 años el libro “Mein Kampf” o “Mi Lucha”, una parte autobiográfica y otra parte describe las ambiciones políticas de los nazis, escrito por Hitler y que estuvo prohibido publicarse por ley en Alemania hasta el 2016, es hoy en día un Best Seller, ¡Como Les Parece! Bueno volvamos a la IIGM, Rusia luego se ve en la necesidad de mantener su alianza con Francia y Inglaterra; Estados Unidos entra en la guerra luego del vil ataque a Pearl Harbor en 1941. Tras la derrota de Alemania en 1945, los alemanes y muchos de los países europeos quedaron económicamente en quiebra, en la parte de infraestructura devastados, agricultura inexistente y con una gran deuda monetaria a los Estados Unidos por préstamos y en armamento militar, muchas de esas deudas nunca se llegaron a pagar. El costo de vidas humanas es aún más impresionante se calcula que fueron 70 millones de personas.

Recuerden que Alemania después de la IIGM y en especial Berlín quedó divido en cuatro zonas, pero las malas relaciones entre los comunistas y los aliados fueron creciendo al punto de que surgieron dos monedas, dos ideales políticos y finalmente dos Alemanias. Los tres sectores occidentales (estadounidense, francés e ingles) pasó a llamarse en ese entonces República Federal Alemana (RFA) y el sector oriental (soviético) se convirtió en la República Democrática Alemana (RDA). Los datos indican que entre 1949 y 1961 más de tres millones de alemanes de la parte oriental pasaron a buscar los beneficios del capitalismo, ya que en el 61 se construyó el famoso Muro de Berlín que durante 28 años mantuvo separados familias y amigos.

A Estados Unidos le convenía mantener a raya a Rusia y fue su idea la creación de la O.T.A.N como les comente en mi artículo en 1949, lo mismo que después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos se comprometió a ayudar a reconstruir a Alemania, luego de que quedó en ruinas, lo que hizo a través de los años y hoy en día se levanta como el “Gigante Dormido”, nuevamente como el “Sacro Imperio Romano”, donde veremos una alianza de Alemania y Italia con 8 naciones europeas nuevamente.

¡Totalmente se me acabo el espacio! Hubiese podido escribir el doble…

 

 

 

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales