Ana Salinas trasladada al hospital St. Jude

La joven Ana Salinas, quien llegó al hospital St. Jude en Memphis, Tennessee, el martes 5 de junio por la noche. (Foto cortesía: Lucina Salinas)

Por Joel Morales

El Informador

WYOMING, MI

joel@elinformadorusa.com

Han pasado tres meses desde que les presentamos a Ana Salinas, una joven de 17 años de edad de Fennville quien padece de “Gilomas” o DIPG, un tipo muy raro de cáncer para el cual no existe cura.

El pasado 10 de marzo conocimos a la jovencita durante un evento benéfico en su escuela secundaria. Posteriormente hablamos con la joven hispana en el centro de investigaciones del cáncer Lemmon-Holten Cancer Pavilion del hospital Spectrum Health en Grand Rapids en abril, antes de uno de sus tratamientos diarios de quimioterapia que estaba recibiendo en esos días y que la ha dejado entumida de la cintura para abajo, postrada en una silla de ruedas.

Unas tres semanas después visitamos a Anita, quien nos asombró por su actitud y comportamiento frente al futuro nada alentador al que se enfrenta, siempre demostrando una sonrisa durante una actividad para recaudar fondos en el salón de recepciones VFW en la ciudad de Holland.

El lunes 4 de junio, hablamos con Lucina Salinas, madre de la jovencita quien nos informó que unos días antes, los doctores le habían encontrado dos tumores nuevos cancerosos en el cerebro.

Teníamos una cita con la familia de nuevo en el centro de investigaciones del cáncer en Grand Rapids el miércoles 6 de junio a la 1 de la tarde, pero antes de que se pudiera realizar, la mujer mexicana nos llamó para informarnos que se encontraban en el Hospital de Niños de Investigaciones St. Jude, ubicado en Memphis, Tennessee.

“Después de que le detectaran los nuevos tumores en el cerebro, recibimos una llamada de los médicos diciéndonos que la lleváramos lo más pronto posible a St. Jude”, indicó la madre quien a principios de marzo dejó su trabajo de tiempo completo, para cuidar y estar al pendiente de su hija. “Viajamos todo el día de ayer y llegamos por la noche. En dos días le van a hacer unos exámenes y empezar un tratamiento nuevo”, agregó.

En comunicación con Salinas, durante el miércoles y jueves de esta semana, la madre hispana le comentó a El Informador que le implantaron un tubo al pecho de su hija para sacarle sangre. Además le hicieron un ultrasonido para ver cómo está funcionando, y asegurarse de que los medicamentos que le suministran no son demasiados fuertes y descartar riesgos de un paro cardiaco.

“Durante dos semanas le realizarán estudios, para ver si no hay más tumores en otras partes de su cuerpo”, también dijo Lucina Salinas.

El hospital St. Jude, es uno de los centros más avanzados de tratamiento de investigaciones del cáncer en Estados Unidos. Con pruebas y exámenes únicos, su ciencia innovadora y cuidado médico comprensivo, los doctores e investigadores del hospital están definiendo nuevas fronteras en la oncología pediátrica.

Fundado en el año 1962, cuando la cifra de los niños sobrevivientes del cáncer solo era el 20%, ahora cuenta con un 80% que sobreviven la enfermedad. Los fondos para los tratamientos médicos de los niños son recaudados, y las familias de los menores enfermos nunca reciben una factura de costo por los servicios que reciben allí.

Rayos X del cerebro de la joven hispana Ana Salinas, que muestran los tumores cancerosos que los médicos le detectaron a principios de esta semana. (Foto cortesía: Lucina Salinas)

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales