Aumentar la autoconfianza como vendedor

Por María G. Erazo Luna

Muchos evadimos el título de vendedor, aunque seamos los responsables de las ventas en nuestra empresa o negocio. No importa en el cargo en el que estamos, siempre estamos vendiendo una marca, un producto, un servicio o incluso, una idea/concepto. La verdad es que existe un mito erróneo sobre la perspectiva de lo qué es un vendedor. Tenemos una imagen negativa de un vendedor como alguien que “te empuja a comprar”, “persuasivos y fastidiosas”; todos les huyen a los vendedores. El problema es que no estamos aplicando las estrategias de venta de una manera más simplista. Déjame contarte como:

Todo comenzó a mis 11 años de edad cuando mi hermano y yo, siendo de escasos recursos, tuvimos que salir a vender. Vendíamos chicles y tortillas; observábamos lo que otros hacían y cómo lo hacían. Nos dimos cuenta de que pedían y le exigían a las personas (la demanda), que en este caso eran tortillas calientes después del trabajo. Analizamos el problema y trajimos una solución para satisfacer la necesidad.

A partir de esto vimos las ventas como una oportunidad de determinar qué es lo que las personas quieren y actuar al respecto. Comprendimos que las personas quieren lo mejor que tengas y que estés disponible para dárselo. Es importante ver resultados sobre nuestras habilidades porque esto aumenta la confianza que tenemos en nosotros mismos.

Constantemente me expongo a mí misma y a mis hijos en actividades en los que puedan realizar desafíos, que por más difícil que sean, les ayudarán a retarse a sí mismos. No les robemos la oportunidad a nuestros hijos de desarrollar habilidades, sea algo tan sencillo como vender chocolates ya que esto lo retará a hablar con personas desconocidas, convencerlos, vender bien su producto, etc.

Hay muchos factores invisibles que nos impiden el querer hacer una venta, y muchos de estos se basan en la confianza que tenemos en nosotros mismos para cerrar una venta o incluso, desde el primer momento acercarnos a brindar un producto/servicio.

Así que:
1. Presta atención constantemente a las necesidades

  1. Establece una relación con los demás
  2. Prepárate para que siempre estés listo en el momento de ofrecerle algo al comprador
  3. Cree en ti mismo, llénate de confianza
  4. Celebra los resultados y aumenta tu autoconfianza

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta en Nuestras Redes Sociales