Cientos reciben artículos de ropa para protegerse del frío

Por Joel Morales

El Informador

GRAND RAPIDS, MI

joel@elinformadorusa.com

De acuerdo con las últimas estadísticas del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos, las ciudades de Grand Rapids y Wyoming ocupan el lugar número 3 entre las 10 áreas de Michigan con más altas poblaciones de personas sin techo, con aproximadamente 800 personas en cualquier día de año.

Deseando regresarle algo a la comunidad, Marcos Medina, propietario de Mayan Buzz Cafe en la 208 de la avenida Grandville SW, le dijo a El Informador que fue el año pasado que sintió en su corazón hacer algo por ellos.

El domingo, 26 de noviembre, Medina y un equipo de varias decenas de voluntarios, realizaron el evento benéfico “A Helping Hand” en el parque Heartside, donde regalaron una gran cantidad de artículos de ropa, entre ellos chamarras, guantes, gorras y calcetines a más de 200 personas sin hogar, donadas por los clientes de la cafetería.

“Una de las cosas por la que yo siempre he tenido pasión es Grand Rapids, Michigan y las personas de Grand Rapids”, dijo el propietario, oriundo de Honduras. “Esta gente es una parte de nuestra comunidad que necesita mucho y nosotros tenemos que poner de nuestra parte, porque si nosotros no lo hacemos, nadie lo va hacer por ellos”, agregó.

Medina dijo que en los países latinoamericanos, donde hay muchas personas sin casas y sin comida, les enseñan cosas para sobrevivir, añadiendo que si uno puede ayudar a las personas en esos países, de igual manera hay que hacerlo en el área local.

Ezequiel Guzmán, de 40 años de edad, de Jenison, un veterano de la Fuerza Aérea quien por el momento está siendo hospedado en Mel Trotter Ministries, una organización sin fines de lucro en la ciudad, dijo que se encontró en la calle después de un divorcio y que los $300 que recibe mensualmente por una incapacidad, no le alcanzan para rentar un apartamento. “A veces pasan cosas en la vida que uno no se espera, pero qué bueno que hay personas como el dueño de Mayan Buzz Cafe y compañías que ayudan a gente como yo, porque esto me da esperanza”, dijo el hombre. “Para otros en una situación similar a la mía, les diría que existe ayuda y que hay que recibirla. Tengo la fe de que Dios me va a ayudar dónde vivir y estar contento. No quiero mucho, solo una casa o apartamento en donde estar tranquilo”, agregó.

Shanda Bauman, de Wyoming y una de las voluntarias que, junto con sus tres hijos de 8, 10 y 12 años de edad repartían los artículos de ropa a los desafortunados, dijo que quiso enseñarles que no todos gozan del “Wi-Fi”, una casa o el lujo de darse un baño caliente.

“Cada vez en cuando nosotros dejamos boletos de lotería en las pompas de gasolina para la gente, y nos quedamos para ver sus reacciones cuando los encuentran, pero esta es su primera exposición de primera mano con los indigentes”, dijo Bauman. “Creo que aprendieron algo hoy porque me dijeron que se divirtieron y que se sintió bien ayudar a otros”, agregó.

Del 11 al 18 de noviembre, el negocio que ofrece café, expreso tostado, tés, batidos con fruta natural, sándwiches, pastelillos, una variedad de bebidas especializadas y únicas entre otras cosas, les estuvo regalando una taza de café a toda persona que donara un artículo de ropa para el invierno, que luego se las repartió a las personas sin techo en el evento.

“Hay mucha gente que padece de problemas mentales, adicciones, y unos toman para mantenerse caliente durante el frío. Es un proceso de entender”, dijo Medina, quien a la vez dijo que está participando en un documental con unas organizaciones para educar al público en cómo ayudar a las personas sin techo. “Lo que ocurrió hoy fue una obra de corazón. Me da mucho orgullo poder ayudar junto con este grupo. Yo creo en la ciudad, yo creo en la comunidad, aquí no hay color, no hay raza, aquí están ayudando a los niños, este evento tomó un equipo, estamos usando los recursos que tenemos para ayudar a la comunidad”, agregó.

El comerciante hondureño dijo que espera que Grand Rapids despierte y mire que realmente hay mucha gente necesitada en la ciudad de Grand Rapids. En el evento también se regaló agua embotellada, lámparas, cepillos y pasta de dientes, calentadores de mano, pañuelos de papel, café, galletas y donas.

“El ayudarles con artículos, es mucho mejor que darle dinero a la gente”, concluyó Medina.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta en Nuestras Redes Sociales