Comprender en lo que eres bueno y en lo que no.

Por María G. Erazo Luna

¿Qué es lo que yo puedo hacer mejor o se me facilita más que a otros?

¿Qué puede hacer mi compañía mejor que otros?

¿Cómo puedo sacar el máximo de esa ventaja que tengo?

Y si podemos ser lo mejor en eso, ¿por qué no lo estamos haciendo?

¿Será que no confiamos en nosotros mismos o nos da miedo arriesgarnos? Las personas que nunca toman riesgos nunca llegan a conocer su máximo potencial. No te quedes atrapado en una realidad donde no alcances ni la mitad de lo que ya puedes hacer.

Puede ser que seas más sociable, más sabio en las finanzas, puede ser que tienes un gran poder de networking, sea lo que sea, pregúntate cómo puedo usar mi “poder” para transformarlo en algo increíble.

Las personas se enfocan en cuál es la mejor meta, cuál es la mejor estrategia, cuál es la mejor intención o ruta, cuál es el mejor plan… se olvidan de que antes de preguntarnos esto, debemos entender en qué puedo ser lo mejor. Muchas compañías quieren ser lo mejor en algo, pero pocas entienden el verdadero potencial de lo que pueden ser lo mejor y de lo que NO pueden ser lo mejor.

Para poder transcender y llevar a nuestra empresa de punto “A” a punto “B”, debemos de ser más que competentes o buenos. Esto requiere la disciplina para decir “solo porque sea bueno en esto (está generando ciertas ganancias y crecimiento) no significa que pueda convertirme en lo mejor de esto mismo”. Las compañías que han trascendido han entendido que, si te concentras en lo que eres bueno solo te hará bueno; pero cuando te enfocas en lo que MEJOR puedes hacer que tu competencia, entonces has encontrado el camino a la grandeza.

 

 

 

 

 

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales