Continúa búsqueda de mujer desaparecida

Por Joel Morales

El Informador

WYOMING, MI

joel@elinformadorusa.com

La familia de Ana Carrillo de 35 años de edad, de Wyoming, quien desapareció el domingo, 3 de septiembre, rumbo a la casa de su novio a recoger sus hijos y sin rastro alguno, mantiene la esperanza de que la mujer mexicana aún sea hallada.

Equipos de búsqueda compuestos por miembros de la familia, amistades y conocidos, se la han pasado recorriendo las calles de Wyoming y Grand Rapids, en la búsqueda del cuerpo de Ana Carrillo en parques y otros lugares desde su desaparición.

El martes, 5 de septiembre, durante una vigilia de velas a la que asistieron unas 150 personas en el lugar donde un día antes de su desaparición encontraron el carro que conducía la mujer, todos los asistentes, entre ellos la familia, expresaron su dolor. “Espero que llegue pronto a casa, la extraño mucho”, le dijo Liliana Rodríguez de 19 años, sobrina de Carrillo a El Informador.

Al iniciar la vigilia, Rubén Martínez, primo de la desparecida, se dirigió a la multitud diciéndoles que la vigilia no era para recordar a una persona difunta sino para informar sobre la desaparición de Carrillo y para seguir buscándola.

“La misión se logró, hay muchísima gente aquí hoy, gente que conocemos y gente que no conocemos”, dijo Martínez. “La idea de la vigilia fue para reunirnos y para hacer correr la voz para que más personas se unan a la búsqueda y para continuar orando por mi prima”, agregó.

Después de que una media docena de personas hablaran de Carrillo y lo que ella significa para ellos, muchos de los que estuvieron presentes se acercaron a la madre de la desaparecida y a sus hermanos, abrazándolos, consolándolos y llorando junto con ellos.

“¡Te queremos Ana!”, dijo Irene Sánchez, suegra de Melinda Gómez, hermana menor de la desaparecida en voz alta. “Yo creo que Dios la va regresar a nosotros”, agregó.

El hermano de la desparecida madre, John Carrillo Jr., le dijo a los reunidos que la familia no se va a dar por vencidos. Dijo que la seguirán buscando cada día y que no van a parar hasta que regrese a la casa a sus hijos.

El hermano les dijo a las personas reunidas que los niños de Carrillo están seguros con él y con su esposa, Melinda Gómez, a lo que la gente dejó soltar un gran respiro de alivio. En eso Gómez comenzó a llorar y Carrillo Jr. la consoló diciéndole, “No sabemos todavía si la hemos perdido.”

Por ahora la sospecha ha caído sobre su novio, Andrew Hudson, de quien la familia dijo que no pudieron localizar, ni contestaba su teléfono el día que la mujer mexicana desapareció.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales