Día de elecciones, día de decisiones

Editorial por Luis Molina

¡Yo Prometo! ¡Conmigo va a ser diferente! ¡Esto se va a terminar si gano las elecciones! ¿Le suenan familiares esas frases? Cada vez que hay campañas políticas por todos lados nos vemos bombardeados de publicidad de cada uno de los candidatos exponiendo sus propuestas y promesas a la comunidad. Si bien saben cómo endulzar los oídos de las personas, en la mayoría de las ocasiones todas esas palabras cargadas de emoción y sentimentalismo al hacer promesas y quedan en solo eso….simples palabras.

En días pasados se llevaron a cabo las elecciones y cada persona con capacidad de votar eligió al candidato que representa sus intereses y con quien está de acuerdo en lo que propone realizar una vez que llegue al poder. Sin embargo, es triste como en repetidas ocasiones aquella persona que es elegida para gobernar y crear un “cambio” una vez asume su nuevo puesto parece que se le borrara la memoria de todo lo que dijo durante su campaña y no hace nada.

Es ahí donde escuchamos los clásicos: ‘todos los políticos son iguales’, ‘puras promesas’ y ‘son cuentos chinos’. En cierto sentido tienen razón en manifestar su inconformidad pues vez tras vez se ven los fracasos de administraciones elegidas democráticamente.

Aunque en medio de toda la clase política abunden las personas carentes de escrúpulos hay muchas otras que tienen muy buenas intenciones y de verdad quieren lograr y hacer lo que prometieron en campaña. Pero se topan con un sistema corrupto y cargado de intereses personales de altos dirigentes y dueños de grandes compañías con gran solvencia económica. Se dan de cara con la realidad del mundo. Si tienes mucho dinero puedes hacer lo que quieras y si no por más buenas intenciones que tengas si no están de acuerdo a los intereses de los más adinerados no haces nada.

Por ello debemos de ser realistas al momento de generar nuestras expectativas sobre una nueva administración. Todos deseamos que las cosas cambien y mejoren especialmente para nuestros hermanos latinos que últimamente han sido golpeados duramente por las medidas impuestas por el líder de esta nación. Pero no caigamos en el error de pensar que con una varita mágica se van a resolver todos los problemas. Hay que ser razonables y tener en cuenta que quien ocupe un cargo de poder político hará lo que este a su alcance y sobre todo lo que vaya de acuerdo a sus intereses.

Por todas las páginas de la historia encontramos diferentes clases de gobiernos. Lamentablemente ninguno ha podido erradicar al completo los problemas que aquejan a sus comunidades. Esperamos que las autoridades cambien y permitan que la vida sea más favorable para los más necesitados y usen adecuadamente el poder que el pueblo les confiere mediante su voto.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales