El abuso de menores es una epidemia

Editorial por Luis Molina

Estamos viviendo en tiempos donde los depredadores sexuales van en aumento, una epidemia que es una pesadilla para los padres de familia. Sin duda es preocupante que este tipo de personas, en su mayoría hombres, cada día van incrementando.

Aunque es verdad que el abuso de menores es un problema desde mucho tiempo atrás, es alarmante que muchos vean esta situación como un problema normal hoy día.

Sin embargo, es de resaltar que las autoridades y expertos señalan que se ha presentado un aumento dramático en la cantidad de niños que son víctimas de ultraje sexual, incesto y otras formas de abuso sexual.

El doctor David Finkelhor, del Programa de Investigaciones sobre la Violencia Familiar de la Universidad de New Hampshire (E.U.A.), realizó un estudio en gran escala sobre este asunto. Encontró que 9 de cada 100 hijos de los padres entrevistados habían sido víctimas de actos de abuso sexual. Y en el caso de los padres entrevistados, ¡15 de cada 100 mujeres y 6  de cada 100 habían sido víctimas de abuso sexual cuando eran niños!

Hoy más que nunca los padres, debemos estar alertas sobre el cuidado de nuestros hijos. No debemos dejar los niños a solas con cualquier persona. Tengamos en cuenta que la mayoría de casos abusos sexuales son perpetrados por un amigo íntimo, un familiar o por personas que nosotros nunca nos imaginamos que llevarían a cabo tal cosa.

Aunque no se puede obtener una estadística exacta, en Estados Unidos el Centro Nacional Contra el Abuso de niños informó que en un solo año 55.399 niños fueron víctimas de abuso sexual por parte de personas que tenían un parentesco con la víctima. El abuso por parte de maestros, amigos, vecinos aumenta la cifra a un grado considerable y mucho de estos casos nunca son reportados a las autoridades, de modo que esta cifra solo es una pequeña fracción de los muchos niños abusados.

Se calcula que el abuso sexual de niñas es cuatro veces más común que las violaciones de mujeres adultas y esto ocurre mucho entre las edades de cinco y trece años. Este tipo de abuso sexual abarca desde exhibicionismo, caricias impropia, violación o incesto, y no debemos descartar que solo les ocurra a las mujeres sino también a los niños menores. De ahí que debemos estar muy alerta siempre de donde y con quien están nuestros hijos.

Algunas de las culturas, una de ellas la nuestra, prefieren quedarse callados por el que dirán los demás de si una hija(o) ha sido víctima de abuso. Ese es un grave error, nunca debemos de callar algo así, ya que ese tipo de individuos representan un grave peligro para la sociedad.

Como medio de comunicación tenemos una gran responsabilidad de poner la cara en portada de todo aquel que cometa este tipo de abuso y nunca vamos a ocultar semejante atrocidad solo porque sea un latino el que lo cometió. Estamos comprometidos a publicar de inmediato tal noticia tanto en el impreso como en todas nuestras plataformas digitales. Si otros medios no lo hacen solo porque son amigos de los abusadores, deja en evidencia en quien no confiar y quien realmente está en contra del abuso infantil.

Invitamos a nuestros lectores si saben de alguien o usted está sufriendo este tipo de abuso no duden en acudir con nosotros para dar a conocer de inmediato la cara de este tipo de personas, solo así nos protegeremos de la pederastia.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales