El deporte como símbolo de superación

Por Miguel Ángel / El Informador

WYOMING, MI.- Una semana más y nos seguimos leyendo mis queridos amigos de El Informador. Cuando una persona se encuentra en diversas situaciones adversas de su vida, se puede venir abajo. Esto le causa problemas emocionales, físicos, en sus relaciones interpersonales, etc.

Estas situaciones, muchas veces, necesitan la ayuda de especialistas para ser tratadas y que esa persona pueda seguir adelante con su vida. Otras veces, es el propio individuo quien se da cuenta de su situación (aunque suelen darse cuenta cuando esta es ya muy grave) y en un afán de superación consiguen por algún método salir adelante.

Uno de estos métodos es la dedicación al deporte, ya sea como hobbie o como trabajo u ocupación a nivel amateur o profesional.

Es uno de los métodos que más eficacia tienen en los casos en los que la propia persona decide hacer algo contra las situaciones adversas en las que se han venido abajo.

El mundo del deporte nos puede aportar los más diversos beneficios, tanto físicos como mentales; te permite desde hacer compañeros o amigos nuevos, hasta sentirte a gusto con tu cuerpo y contigo mismo, aunque haya una faceta del deporte que sea profesional, como modo de vida.

Justo esta situación se dio en Estados Unidos, más concretamente en la ciudad de Ottawa, Kansas, cuyo protagonista fue Nick Scott.

Nick era un adolescente de 16 años al que le gustaba el fútbol americano y lo practicaba en el equipo de su escuela. A esta edad de 16 años, se compró su primer coche, un Cadillac blanco. A las pocas semanas tuvo un terrible accidente con él y, como consecuencia quedó parapléjico, en silla de ruedas. Poco a poco fue descuidando su dieta y su físico y acabó teniendo en un problema de obesidad preocupante.

Cierto día, Nick decidió dar un giro brusco a su vida, volvería a preocuparse de sí mismo, de su dieta, de su salud y volvería a hacer deporte como método para conseguirlo. Se entrenó en el gimnasio un día sí y otro día también, superándose cada día a sí mismo y a su discapacidad hasta que, cierto día, empezó a presentarse en concursos de fisicoculturismo para discapacitados en silla de ruedas.

Al día de hoy, Nick, es el principal promotor de esta modalidad de fisicoculturismo, tiene el certificado de entrenador de fitness (CFT), el de especialista en nutrición (SPN) y desde Marzo del 2012 ha competido en muchos eventos de culturismo a nivel nacional. En el mundillo del culturismo se le conoce como The Beast (La Bestia) y es un referente internacional de superación personal apoyándose en el deporte. Nos leemos la próxima y recuerden “Hagas lo que hagas, hazlo con pasión”.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales