El Racismo…

Por: Manuel Pineda

Al terminar la Guerra Civil Americana, la cual estalló el 12 abril del 1861 y terminó el 9 de mayo del 1865, dando fin a uno de los pasajes más oscuros de la historia de los Estados Unidos de América. Esta daría a: La esclavitud. Lo cual existía, para la vergüenza de todos los países del continente americano.

Recuerden que en un principio el abolicionismo fue el factor principal de la contienda, pero cuando los estados sureños: Carolina del Sur, Mississippi, Florida, Alabama, Georgia, Louisiana y Texas se unieron para atacar Fort Sumter en Charleston, Carolina del Norte, instigando a otros estados a unírseles: Virginia, Arkansas, Tennessee, Carolina del Norte. Todos los estados sureños queriendo mantener una confederación que fue derrotada. Miren no más lo que decía la Corte Suprema en 1857 respecto a los esclavos: “tan inferiores que no tenían derechos que el hombre blanco debiese respetar”.

Con la abolición de la esclavitud en 1861, se estaba dando por terminado a una de las aberraciones más grandes de la historia de la humanidad. Sin embargo, nunca se pudo resarcir el daño que se hizo a las comunidades africanas, como tampoco parar, y algo que hasta la fecha no ha parado: el racismo. Pónganse a pensar 156 años y todavía estamos con ese sentimiento de rechazo.

En Colombia tenemos un dicho: “Vamos ha hablar a calzón quitado”. Yo creo que aquí el sentimiento de racismo más grande está entre la gente de color, ¿Por qué como aquí en el país más desarrollado, más poderoso del mundo no se puede decir gente negra? (bueno yo ya lo dije). Miren, yo tengo la fortuna de contar, entre mis amigos, algunos que son morenos y ellos mismos son que bromean sobre el color de su piel. Yo creo que en los países hispano hablantes y lo digo con toda certeza no existe el término “dominicano-africano” o “colombo-africano” o “ecuatoriano-africano”. En cambio, 156 años después aquí en Norte América todavía vemos el término “African-American” no han evolucionado, los morenos se quedaron en una burbuja y creen todavía que el gobierno y la sociedad les debe algo. En Colombia por ejemplo, uno va a un restaurante o panadería y le dice al dueño: “Oiga mi negro”, uno no le está faltando el respeto, se lo está diciendo con cariño.

La violencia contra los negros que se desarrolló después de la Guerra Civil fue atroz. Se fundó en 1866 como un club social en Pulaski, Tennessee uno de los grupos más violentos, malévolos y salvajes, el Ku Klux Klan. Como una asociación de extrema derecha y ¿a que nos referimos a “extrema derecha”? ¿Quiénes fueron los que no estaban de acuerdo con la abolición de la esclavitud? ¡Los sureños, el Partido Demócrata! De sus partidarios salió el KKK. Las dos primeras palabras del KKK vienen de la palabra griega “kyklos”, que significa círculo, esa es la razón por la cual siempre se reunían en un círculo. En 1867, durante el verano en una convención general, establecieron lo que se llamó en ese entonces “El Imperio Invisible del Sur”. El primer líder del KKK fue Nathan Bedford Forrest traficante de esclavos y un general del ejército Confederado durante la Guerra Civil, recordado por la vil masacre de los soldados negros luego de la Batalla de “Fort Pillow”, en abril de 1864 ya cuando los soldados de la Unión se habían rendido completamente. Para el KKK, su principal razón de ser era la total supremacía blanca, de la cual tanto se habla hoy, son demócratas y no republicanos, como los medios de comunicación los quiere representar o retratar. Claro son antisemitas, anti inmigrantes y anti homosexualismo.

Con la derrota del ejército Confederado, la Unión Americana dividió el sur en cinco distritos militares, obligándoles a aprobar la “14th Amendment” o corrección a la Constitución, que habla de la ciudadanía y leyes que protegen a los antiguos esclavos y su derecho al voto. Lo que sin lugar a duda acarreó y desencadenó una violencia sin precedentes, contra la población negra o cualquier blanco que quisiera ayudarles. No fue hasta 1871 que algunos republicanos del sur lograron pasar lo que se conoció como la “Ley del KKK”. Esta Ley por fin logró poner en el grado “felony” (más graves), crímenes cometidos por sujetos que intentarán impedir que la gente de color ocupará cargos públicos, pudieran servir como jurados y gozar de igual protección ante la ley.

Ya en 1915 el KKK se fortaleció nuevamente y en ese entonces llegó a tener más de 4.5 millones de miembros. En esta época no actuaban en total clandestinidad, pues tenían en puestos del gobierno a muchos de sus partidarios como Secretarios de Estado, Senadores, Congresistas, Alcaldes y Jueces. En ese tiempo empezaron a atacar también a los católicos y todos aquellos que quisieran unirse a los sindicatos. Después de 1930 vino un fuerte declive, ante la opinión pública por la violencia que desataron, a pesar de tener ramificaciones en todos los estados sureños.

La forma de intimidar más fuerte que tenían, era quemando una cruz enfrente de la casa de la persona o familia que querían atemorizar. Claro, llegaban a extremos, linchamientos que terminaban en homicidios por ahorcamiento, desapariciones y violaciones. Crímenes por los que la policía y el FBI tenían las pruebas suficientes, pero el miedo de testigos de ir a la corte… los miembros del KKK siempre salían libres.

Siempre trato de terminar los artículos y siempre se me acaba el espacio, así que tendré que continuar la próxima semana, aún cuando en mi mente ya tengo tres o cuatro nuevos artículos hormigueando, como decía mi abuela, en la sesera.

¡Hasta la próxima! Buen fin de semana!

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta en Nuestras Redes Sociales