Familia repudia a joven que asesinó a su media hermana

Por Joel Morales

El Informador

GRAND RAPIDS, MI

joel@elinformadorusa.com

Antes que Savon Schmus, de 17 años de edad fuera sentenciado por matar a su media hermana, McKenna Hilton el 18 de agosto del año pasado, familiares de la difunta se dirigieron al asesino en la Corte de Circuito 17 en Grand Rapids, repudiándolo por haberle quitado la vida.

Sin pelos en la lengua, Stacey Hilton, madre de la fallecida, habló directo y claramente, haciéndole saber a Schmus lo que sentía.

“¡Te odio y nunca te voy a perdonar!”, le dijo Hilton al delincuente criminal, quien a principios del mes admitió haber estrangulado a la joven. “¡McKenna te consideraba su hermano y no merecía lo que le hiciste! ¡Espero que recibas lo que mereces en la prisión y que no salgas bajo la fuerza de tus propios pies sino en una bolsa para cadáveres!”, agregó entre lágrimas.

La madre le dijo al juez, George Quist, que no se había presentado en la corte en busca de la justicia, porque la única manera que la conseguiría fuera que le regresara a su hija.

“No mereces ni mi tiempo ni mi esfuerzo. No te voy a decir que te perdono porque no sería cierto”, también le dijo Melissa Schneider, una tía de la fallecida. “Hemos decidido vivir por McKenna y honrar su memoria. Ella era todo lo que tú no eres”, agregó.

David Schmus, padre del sentenciado como también de la difunta McKenna Hilton, solo dijo las palabras encontradas en el capítulo 13 versículo 7 de la primera carta a los Corintios de la Biblia, donde habla sobre la excelencia del amor.

El juez, quien dijo que la muerte de la joven era uno de los peores casos de miles que ha tenido durante su carrera, luego sentenció a Schumus a pasar tras las rejas entre 40 y 100 años de prisión por el homicidio. Él solo tenía 16 años de edad cuando mató a su media hermana en el complejo de apartamentos, Lamberton Lakes, en el noreste de la ciudad de Grand Rapids, descartando su cuerpo en un área bosquejada cerca de Emerald Lake y la calle Valentine NE.

Al dictar la sentencia, la familia de Hilton que sostenía ampliaciones de fotografías de la joven muerta, así como el padre del joven asesino, lloraron mutuamente. Schmus puso una cara de valentía, pero se podía presentir adentro de la corte el temor de lo porvenir que lo agobiaba, respirando profundamente cuando el juez dictó su pena.

La madre le dijo a la prensa afuera de la puerta de entrada del salón de corte del juez Quist, que estaba contenta con la sentencia, y que no lo decía por despecho, pero que estaba segura de que si un día el joven asesino lograra salir de la prisión, cometería otro asesinato.

“Estoy feliz que de que el caso haya terminado, ahora podemos enfocarnos en hacer cosas para McKenna y mantener viva su memoria”, dijo Hilton.

El padre del mismo, David Schmus, dijo que su hijo está tomando responsabilidad y que está muy arrepentido por lo que hizo.

“No tengo muchas más palabras porque esto es muy duro, los dos eran mis hijos” (tenían distintas madres), le dijo David Schmus a El Informador.

Nos esperamos unos momentos para que recuperara su compostura y luego le preguntamos si había visitado a su hijo en la cárcel.

“Si, muchas veces”, respondió el padre.

“¿Y cómo está?”, le preguntamos.

“Él sabe que lo que hizo estuvo mal y está aceptando su castigo como hombre. Mi único deseo es poder verlo un día afuera de la prisión, antes de que yo muera”, agregó.

Ed Schneider, un tío de la fallecida, también le dijo a este reportero que no se había dado cuenta del impacto que su sobrino había tenido en la vida de otras personas hasta después de su muerte.

“Era una persona muy buena que siempre estaba pensando en los demás”, dijo Schneider. “Hasta le mandaba mensajes textos a compañeros de la escuela con quien había asistido en la escuela elemental”, agregó.

Al recuperar el cuerpo de la joven difunta, que fue encontrado por un hombre que caminaba su mascota, la policía dijo que había estado allí por lo menos 24 horas. De acuerdo con la autopsia de McKenna Hilton, el médico forense concluyó que la joven había sido ahorcada.

Hilton acababa de graduarse de la escuela secundaria East Kentwood en la ciudad de Kentwood, y estaba trabajando en el lugar de entretenimiento Craig’s Cruisers en Wyoming.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales