Hoy estamos aquí, ¿mañana…quién sabe?

Editorial Por Luis Molina

La realidad es que cada día que pasa vemos más casos de personas que, después de vivir aquí por décadas, de un momento a otro enfrentan una deportación o son deportados por inmigración.

Tenemos el caso reciente de Jorge García y el caso del doctor polaco, donde ambos llevaban décadas en este país y de un momento a otro sus vidas les cambiaron. Lo que nos debe de poner a pensar y estar preparados en muchos sentidos.

Ya en otros editoriales lo hemos dicho, que es de suma importancia que aprovechemos cada día en este país y ahora, que la economía está buena y que se tienen buenos empleos, debemos de aprender a ser ahorradores y destinar cada semana algo que nos pueda servir en el futuro y más en el caso de una deportación.

Con este editorial no pretendemos meterle miedo a la gente sino más bien crear conciencia de lo que puede pasar. Sería muy triste que el día de mañana una familia se enfrentara a una deportación o que el cabeza de familia en un momento sea detenido por ICE. Tristemente muchas veces cuando eso pasa, la estabilidad emocional y económica de toda la familia se ve amenazada y afectada.

Inmigración va a continuar con su trabajo y eso nadie lo va a poder detener, pero lo que nosotros sí podemos hacer es comportarnos de la mejor manera posible, ser buenos ciudadanos y evitar cualquier mínimo problema con las autoridades, ya que en el clima que estamos viviendo, una deportación la podemos buscar nosotros mismos si no tememos cuidado.

Cada día que pasa debemos de ser como la hormiga; ahorrar para cuando vengan tiempos difíciles. Si esos tiempos no llegan pues, qué mejor, pero la realidad es que hoy estamos aquí pero mañana no sabemos que pase.

Les recomendamos a todos los lectores, en particular a los que no cuentan con los documentos en regla para estar en el país, a no acudir a protestas escandalosas donde las autoridades tengan que intervenir ya que eso los podría hacer resaltar o poner en un gran peligro con las autoridades de inmigración. Como dice el dicho; “no le busquemos tres patas al gato sabiendo que tiene cuatro.”

La semana pasada fue vergonzoso, cómo es que un grupo de manifestantes, entre ellos activistas, quienes exigían respeto y dignidad al gobierno sobre una reforma migratoria, bloquearon las calles del centro de Grand Rapids y se ve claramente en un video donde un conductor le echó un vehículo encima a uno de los manifestantes al este no dejarlo pasar y obstruir el tráfico a los conductores.

Lo peor, triste, vergonzoso, y hasta peligroso, para una persona que no tiene documentos, es acudir a este tipo de manifestaciones porque mediante un video donde un oficial del departamento de Policía de Grand Rapids reprende a los manifestantes, entre ellos un abogado del área, por obstruir el tránsito, ahí mismo, muy claramente en ese video, está la prueba de las obstrucciones y problemas que esa persona le está creando a las autoridades.

Debemos de tener cuidado y no arriesgarnos en este tipo de manifestaciones ya que esto pone en gran peligro a las personas a ser arrestadas y hasta ser deportadas por sus propias acciones ilegales.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales