La Policía está para guardar el orden público, no para hacer amigos

Editorial por Luis Molina

Es verdad que todo ser humano debe ser tratado con respeto y dignidad, y no por el simple hecho de que alguien tenga autoridad, debe abusar de ella, y eso es aplicable en todo ámbito incluso en el de la familia.

En este editorial queremos hablar en particular sobre el deber y el trabajo de la policía, quien tampoco debe de sobrepasar y abusar de su poder.

Hemos escuchado un sin fin de quejas sobre cómo la policía supuestamente ha abusado de su poder. Esto es algo que hemos visto que ha ocurrido en el pasado en otras ciudades, más, sin embargo, en esta ocasión en particular hablaremos de Grand Rapids y sus alrededores.

Como medio creemos que la policía no tiene por qué establecer una amistad, ni con la comunidad, ni con organizaciones. No estamos diciendo que no debe existir diálogos, sino más bien las autoridades están para hacer su trabajo y no para ser amigos de nadie, pues eso sería, hasta cierto punto, contraproducente.

Solo por citar un caso, “Jeffrey Williams”, residente del área, a quien se le están descubriendo cosas atroces de las muertes de las que se le acusa. Si analizamos su caso, ha salido a relucir que su primo era un un oficial de policía donde se cree que, por ser familia, él encubrió muchas cosas y eso le ayudó, hasta cierto punto, a llevar a cabo sus fechorías y a no ser descubierto tan fácilmente.

Al punto que queremos llegar es que la policía está para hacer su trabajo, y no tienen por qué entablar ninguna amistad con nadie, además deben de tener sus protocolos a seguir. La realidad es que con tanto crimen que estamos viendo cada día, las autoridades no pueden llegar a un lugar con los brazos cruzados.

Cuando ellos reciben una llamada, no es para que vayan a felicitar a alguien, sino es porque hay un problema y muchas veces hay armas envueltas. Ellos no saben con qué situación se van a topar ni con que delincuente, o si hay armas envueltas. Ya con el solo hecho de que se les informe que posiblemente las hay, aunque sea una falsa alarma, ellos se tienen que proteger pues hay muchos oficiales que han perdido la vida en su servicio.

Es irónico pensar que los oficiales lleguen a un lugar con los brazos cruzados, especialmente donde se les ha informado que hay un pleito y armas envueltas, es lógico que tienen un protocolo a seguir en este tipo de pleitos.

En una entrevista con Terry Dixon del departamento de la Policía de Grand Rapids, nos confirmó que sus oficiales, en ningún momento, actuaron agresivamente en el incidente ocurrido la última semana de marzo.

La realidad es que estamos creando una sociedad de jóvenes holgazanes, que ni estudian, ni trabajan, pero sí son buenos para andar en las calles en pleitos, atracos, robos y drogas, y no queremos que nadie les diga nada ni los toque porque son adolescentes…adolecentes de los cuales hay miles de casos donde le han quitado la vida a otros.

Como medio, aplaudimos el trabajo que realizan los oficiales cada día y, gracias a ellos, las calles no están peor de lo que ya están, pues, si no fuera por ellos, muchos de esos jóvenes estarían violando, robando, atracando, bebiendo y asesinando a otras personas.

La policía está para guardar el orden público, cuidar y proteger a la comunidad de los maleantes. Gracias a ellos estamos seguros.

The police are to maintain public order, not to make friends

Editorial by Luis Molina
It is true that every human being should be treated with respect and dignity, and not, for the simple fact that someone has authority, they should abuse it, and that is applicable in all spheres, even in the family.
In this editorial in particular we want to talk about the duty and the work of the police, who should not surpass and abuse their power.
We have heard an endless number of complaints about how the police allegedly has abused its power. This is something we have seen that in the past has happened in other cities, but nevertheless, on this particular occasion we will talk about Grand Rapids and its surroundings.
As media, we believe that the police do not need to establish friendships, neither with the community nor with organizations. We are not saying that there should not be a dialogue, but rather the authorities are there to do their job and not to be friends with anyone, because that would be, to some extent, counterproductive.
Just to cite a case, “Jeffrey Williams”, resident of the area, of whom atrocious things of the deaths of which he is accused are being discovered. If we analyze his case, it has come to light that his cousin was a police officer where it is believed that, because he was family, he covered many things and that helped him, to a certain extent, to carry out his misdeeds and not to be discovered so easily.
The point that we want to arrive at is that the police are there to do their job, and they do not have to enter into any friendship with anyone, besides they must have their protocols to follow. The reality is that with so much crime that we are seeing every day, the authorities cannot arrive at a suspected crime scene with their arms crossed.
When they receive a call, it is not for them to congratulate someone, it is because there is a problem. Many times there are weapons involved. They do not know what kind of situation they are going to run into or with what delinquent, or if there

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta en Nuestras Redes Sociales