Padre de sospechoso de muerte en gasolinera esperanzado

“Estaba esperando que hoy dijeran que mi hijo no tuvo nada que ver con el homicidio,…”.- Palabras de Willie Bryant Sr., padre de Willie Bryant Jr.

Por Joel Morales

El Informador

WYOMING, MI

joel@elinformadorusa.com

El padre de uno de los sospechosos y tío de otro en el asalto y homicidio de la empleada en la gasolinera Marathon el 21 de mayo, le dijo a El Informador el miércoles 6 de junio que espera y se descubra que su hijo no fue el que mató a la mujer.

La cajera Shannon Rozanski-Schoen de 49 años de edad, estaba a punto de terminar su turno de trabajo en la estación de gasolina ubicada en la esquina de la avenida Buchanan y la Calle 28 SW en Wyoming y madre de cuatro hijos, murió en la escena al recibir varios impactos de bala, uno de ellos en la cabeza.

Willie Bryant Sr. el padre de Willie Bryant Jr., de 33 años de edad, habló con este reportero minutos después de la audiencia de causa probable de su hijo.

“Estaba esperando que hoy dijeran que mi hijo no tuvo nada que ver con el homicidio, yo creo que están equivocados, y es su primo el culpable”, dijo el padre del sospechoso, quien explicó que no sabe si su hijo está tratando de proteger al otro acusado. “Lo que yo sé es que estaban juntos y que uno de los dos sabe lo que ocurrió (en el asalto de la gasolinera)”, agregó.

Gary Bryant, de 58 años, primo hermano de Bryant Jr. quien la policía asegura era el que conducía un vehículo Cadillac, blanco en color la mañana del asalto en la gasolinera, también apareció brevemente frente al juez Pablo Cortes en la Corte del Distrito.

El juez ordenó que ambos sospechosos se sometan a exámenes de competencia, concediéndoles las peticiones a sus abogados.

Los primos hermanos aparecieron en la corte vestidos en pijamas verdes de la Cárcel del Condado de Kent esposados. Ambos entraron al salón de corte del juez hispano y se detuvieron frente a un podio a unos pies de la banca del magistrado, manteniéndose callados mientras algunos integrantes familiares entre ellos, Bryant Sr. observaban.

“Alguien sabe algo, y con su vida en riesgo, vale más que hablen o van a estar pasando el resto de sus vidas en prisión”, también nos dijo el padre.

Bryant Jr. y su primo Gary Bryant al momento se encuentran detrás de las rejas, bajo una fianza de $1 millón de dólares.

Al ser hallados culpables de homicidio de felonía, la pareja de sospechosos estaría enfrentando su cuarta ofensa criminal en un tribunal, y podrían recibir una pena de condena perpetua. Bryant Jr. también enfrenta cargos por otros dos asaltos contra mujeres, días antes del asesinato de Rozanski-Schoen en la gasolinera Marathon.

Gary Bryant, quien la policía dice conducía un vehículo Cadillac, color blanco, la mañana del 21 de mayo cuando la estación de gasolina Marathon, en la esquina de la avenida Buchanan y Calle 28 SW en Wyoming fue asaltada. (Foto: Joel Morales/ El Informador)

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales