Pedir dinero en las calles, es un gran negocio

Editorial por Luis Molina

Esta semana fue muy sonado en las redes sociales el caso de un hombre que se descubrió en la calle 28th St en Grand Rapids, pidiendo dinero. Lo raro no es que pidiera dinero sino que fue grabado por cámaras mientras se subía y bajaba de una camioneta de último modelo con un valor de alrededor de 50,000 dólares, camioneta que muchos de los que trabajan largas jornadas no les alcanza para comprarla.

De hecho nosotros mismo grabamos un video donde le preguntamos en cámaras al hombre como es que pedía dinero para comer cuando manejaba una camioneta de último modelo, típico la respuesta fue la de siempre “la camioneta es de mi hermano y me la presto”. Como dicen por allí eso es un cuento viejo.

Fue muy interesante leer todos los comentarios de las personas, notando opiniones divididas del caso. Muchos están en contra del hombre y otros están a favor de que pida dinero sin importar si traer una camioneta nueva o no.

El beneficio de la duda está allí, sin embargo hay que usar los 5 sentidos comunes para darnos cuenta de cuando realmente una persona necesita de nuestra ayuda y cuando no la necesita y abusa de la nobleza de corazón de la comunidad.

Este caso no es un caso aislado ya que se han dado cientos de situaciones similares, donde así como este hombre maneja una camioneta nueva también algunos viven en casas lujosas, tienen yates de lujo y en ocasiones hasta dos o tres veces se van a de vacaciones en cruceros lujosos o puertos de otros países, ¿con que dinero? Con el que usted les da en las esquinas.

Lo triste es que pagan justos por pecadores, ya que al final muchas personas al enterarse de casos como estos cuando alguien en verdad lo necesita ya no se le brinda la ayuda que ocupa.

Este es un asunto personal de quien quiera dar y quien no, al final hay personas que se sienten bien ayudando, sin saberlo, a mentirosos que dicen tener necesidad aunque vivan en mansiones y manejen carros de lujo.

Sabemos que existe gente muy trabajadora, que labora durante largas jornadas para llevar el pan a la mesa de sus familias y muchas de las veces en su mayoría sobreviven con lo que obtienen día a día. Es por ello lo lamentable del caso, que individuos aparenten tener hambre y les quiten lo poquito que tienen para sus familias ya que muchas veces la gente humilde se conmueve al ver estas personas en las esquinas pidiendo dinero.

Aclaramos querido lector, que no estamos generalizando ya que somos conscientes de que sí hay personas que en verdad lo necesitan, pero si es vergonzoso que con tanto trabajo que hay en particular en el estado de Michigan miremos gente llena de vida pidiendo dinero en las esquinas. Al parecer ese es un gran negocio que muchos ya le echaron el ojo pues para manejar camionetas nuevas a costa de mendigar dinero no es un mal negocio.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales