Policía explica protocolo seguido en controversial incidente con jóvenes

Por Joel Morales

El Informador

GRAND RAPIDS, MI

joel@elinformadorusa.com

Fue el 24 de marzo que la policía respondió a una llamada de emergencia en el centro Kroc del Salvation Army, ubicado en el 2500 de la avenida S. Division en Grand Rapids, poco antes de las 7:30 de la tarde, de un pleito involucrando a más de 100 jóvenes, uno con un arma.

Al llegar a la escena, el primer agente de la ley en responder vio a 5 jóvenes negros entre 12 y 14 años de edad caminando cerca del centro, a quienes les quedaba la descripción de los sospechosos. Se les acercó con arma en mano y les ordenó al suelo. Pronto después llegaron más policías, quienes también les apuntaron sus armas, los esposaron, los detuvieron y los cuestionaron.

Las acciones de los agentes de la ley ese día han sido criticadas por los padres de los jóvenes, y por varias personas de organizaciones que se enteraron del incidente y vieron el video del incidente, uno de ellos usando la palabra “horrífico”, para describir la conducta de la policía.

El lunes, 10 de abril, durante una entrevista con el sargento Terry Dixon, el oficial de información pública del Departamento de Policía de Grand Rapids, quien nos explicó el protocolo que sigue la policía al responder a un incidente involucrando un arma.

“Cuando la policía recibe información que un individuo porta un arma y es dado como información creíble de esa persona, y cree que ve al sospechoso, la orden de respuesta es: acercarse a la persona, pero de una distancia, sacar su arma, y dar las órdenes a seguir a los sospechosos, en esta ocasión, que se tiraran al piso”, dijo Dixon. “Decirles exactamente lo que quiere que hagan los sospechosos, la meta siendo la seguridad de tanto el ciudadano como la del agente de la ley”, agregó.

El sargento Dixon dijo que fue una situación desafortunada, pero que los agentes de la ley utilizaron las apropiadas “mejores prácticas” y protocolo, a la vez diciendo que no encontraron un arma y que estaban contentos por eso.

“Entendemos que los jóvenes podrían haber tener miedo por ser detenidos y ordenados al piso a punto de pistola. Felicito a los jóvenes por sus acciones, obedecieron las órdenes y respondieron como jóvenes maduros”, dijo el oficial. “Cuando la policía recibe una descripción creíble de una persona en posesión de un arma y del arma, para mantener la seguridad del público como la de los agentes de la ley, necesitamos responder de acuerdo a la posible amenaza”, agregó.

Respondiendo a la alegación de una de las organizaciones, que dijo que si los jóvenes hubieran sido blancos la policía no hubiera respondido igualmente, el sargento Dixon dijo no estar de acuerdo.

“Si hay individuos que coinciden con la descripción (de una persona que porta un arma) y existe información creíble, responderíamos de igual manera”, dijo el sargento.

Dixon dijo que el Jefe de la Policía de Grand Rapids, David Rahinsky, les ofreció una disculpa a los padres de los jóvenes durante una reunión que incluyó a las organizaciones molestas y a integrantes de la Comisión de Grand Rapids, donde les explicó el protocolo, pero parece no han quedado contentos con la disculpa del jefe de policía porque el martes 11, durante la reunión mensual de los comisionados, algunos pidieron una disculpa en público, como disculpas individuales por los agentes de la ley que respondieron al incidente.

“El jefe de policía les ofreció una disculpa por lo ocurrido y por lo que los jóvenes tuvieron que aguantar”, dijo Dixon. “Después de revisar las acciones de los oficiales y de acuerdo con la política, los agentes de la ley respondieron de manera apropiada. No hicieron nada malo”, agregó.

El sargento Dixon hizo mención de la campaña activa “One More Gun Off the Streets” (Un arma más removida de la calle) del departamento de policía, que en octubre y noviembre del año pasado confiscaron una docena de armas poseídas de manera ilegal. Hasta la fecha, en este año presente, la policía ha confiscado más de 23 armas de personas, algunos de ellos jóvenes, quienes cargaban armas en sus vehículos y en sus personas.

“Los agentes de la ley están conscientes que mucha gente está portando armas ilegalmente”, dijo Dixon, añadiendo que es muy desafortunado que hoy día se viva en este tipo de ambiente. “Un joven de 12 años de edad es capaz de sacar un arma, apuntártela y disparar. Nosotros tenemos que mantener la ventaja porque el público no nos paga para perder, nos paga para ganar” agregó.

En cuanto a las quejas de cómo respondieron los agentes de la ley, Dixon dijo que nadie ha ofrecido una opción alterna.

La puerta de entrada del Departamento de Policía de la Ciudad de Grand Rapids. (Foto: Joel Morales/ El Informador)
El sargento Terry Dixon, oficial de información pública, mientras hablaba con El Informador sobre el incidente involucrando a los jóvenes, el lunes, 10 de abril, en la que las acciones de la policía están siendo cuestionadas. (Foto: Joel Morales/ El Informador)

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta en Nuestras Redes Sociales