Policía responde a detención controversial de niña de 11 años

Jefe de policía llama incidente inapropiado y dijo le ocasionó náuseas

Por Joel Morales

El Informador

GRAND RAPIDS, MI

joel@elinformadorusa.com

Por segunda vez este año el Departamento de Policía de Grand Rapids se encuentra de nuevo enredado en otra controversia, esta vez por esposar, revisar y detener a una niña de 11 años de edad durante una búsqueda de una sospechosa arrestada por intento de homicidio.

El incidente ocurrió el 6 de diciembre cuando agentes de la ley llegaron a una casa en la cuadra 1300 de la avenida Hamilton NW en busca de Carrie Manning, de 40 años, tía de la niña.

Al acercarse a la vivienda, la niña, Honestie Hodges, su madre y otra tía acababan de salir por la puerta trasera de la casa rumbo a la tienda cuando las autoridades las confrontaron y les ordenaron que se detuvieran. Con armas apuntadas a las tres, entre ellas la niña, las esposaron, las revisaron y luego las pusieron en patrullas donde las interrogaron.

Durante una rueda de prensa en la estación de policía el martes, 12 de diciembre, la oficial de información pública del departamento, Catherine Williams, leyó de un comunicado de prensa donde dijo que encontraron que, ni la niña, su madre, ni su tía, estaban armadas ni eran la sospechosa que buscaban.

Sin embargo, después de lo ocurrido, la abuela de la niña sometió una queja formal con la policía, que de inmediato lanzó una investigación interna del incidente.

Poco antes de recibir preguntas sobre lo ocurrido, el Jefe de Policía, David Rahinsky, acompañado por subjefes Eric Payne y David Kiddle, mostró un video de 46 segundos tomado por las cámaras corporales de los agentes de la ley que respondieron a la escena.

“Durante el video, un agente de la ley empieza a esposar a la niña, quien se queja y que es cuando se escucha a un agente que dice, “Deja de gritar y pon tus manos detrás de tus espaldas”. La niña, cuya voz demuestra estar asustada, luego grita “¡No, no, no, no, no, no, no!”, siete veces en total mientras que la policía le dice, “Estás bien, estás bien.  No vas a ir a la cárcel”.

“Esta fue una situación única, pero la respuesta fue inapropiada”, dijo el jefe de policía Rahinsky, quien también dijo que al ver el video le ocasionó nauseas. “Si estas son las técnicas de reducir o frenar una situación que nuestros agentes han recibido en entrenamiento, entonces tenemos un problema”, agregó.

El jefe dijo que en el pasado, a veces los adultos le pasan las armas a un menor, sabiendo que las consecuencias contra los mismos no van a ser severas, pero dijo que tienen que hallar una mejor manera de cómo lidear con menores de edad en situaciones similares.

“No estoy buscando explicaciones, ni excusas. Estoy buscando respuestas”, dijo Rahinsky. “Tenemos que asegurar que empleemos a los oficiales correctos porque en esta situación, la discreción no marcó el día”, también dijo.

Whitney Hodges, la madre de la niña la cual es una estudiante del 5to grado en la escuela elemental Stocking, dice que su hija, que hasta el momento del incidente quería ser una detective o policía, ya no quiere saber nada de la carrera policíaca, fue traumatizada, tendrá que buscarle consejería y que tiene problemas durmiendo.

Manning, la tía de la adolescente, fue arrestada el mismo día en una casa a solo cuadras del incidente. La mujer enfrenta un cargo de asalto con intento de homicidio por apuñalar a su hermana menor, resistir y obstruir a la policía, y por una violación de conducir un vehículo con un permiso de instrucción.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales