Qué es la Hepatitis C

Por Dra. Belén Amat

El virus de la hepatitis C causa una infección en el hígado que puede ser aguda o crónica. La infección aguda en la mayoría de los casos pasa desapercibida, pero la hepatitis C crónica puede resultar en cirrosis, cáncer del hígado y hasta en la necesidad de un trasplante de hígado para sobrevivir.

La forma de contagio es por medio de sangre, es decir por una transfusión de sangre, cirugía o compartir jeringas u otros instrumentos que tengan sangre. También es posible la transmisión sexual, aunque no es tan común.

Para saber si uno tiene Hepatitis C crónica se puede hacer una prueba de sangre que detecta anticuerpos en contra del virus, es decir, prueba de que su cuerpo ha peleado esta infección. Si esa prueba es positiva, hay que averiguar si el virus está presente en la sangre, con otra prueba de laboratorio.

Es importante hacer esta prueba de sangre ya que la infección crónica no da síntomas hasta que está muy avanzada y ha hecho un daño irreversible al hígado y otros órganos como el riñón. Se recomienda que esta prueba se haga en todas las personas nacidas entre 1945 y 1965, si se han usado drogas intravenosas o si recibió una transfusión de sangre antes de 1990 en Estados Unidos.

Una vez que se diagnostica la hepatitis C, hay que determinar qué tan afectado está el hígado para ver si la persona es candidata para recibir tratamiento. En la actualidad existe tratamiento para curar la hepatitis C, pero no existe una vacuna.

Es importante siempre cuidar la salud del hígado, ya que es un órgano vital y el trasplante no es siempre una opción. Para cuidar el hígado hay evitar tomar alcohol en exceso, evitar dosis altas o por más de 5 días de medicinas como el acetaminofén o paracetamol y mantener un peso saludable.

Para una cita con la Doctora Belén solo llame al 616-202-4088.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta en Nuestras Redes Sociales