¿Qué puedo hacer para que los problemas laborales no afecten mi vida personal?

Por María G. Erazo Luna

Esto ocurre muy a menudo cuando tenemos una situación difícil o nos sentimos estancados. El problema es que llevamos nuestros conflictos personales o de la casa al trabajo y viceversa.

Esto produce un bajo rendimiento en tu trabajo que ha sido ocasionado por muchas razones (con tu pareja, hijos, falta de apoyo, autoestima, etc.). Los problemas personales también crean una inseguridad que se reflejan en nuestro desenvolvimiento (incluyendo nuestro trabajo o lo que nuestras manos producen).

Aquí te comparto unas técnicas de que fue lo que me ayudó. Te acompaño a que exploremos e indaguemos en ellas:

 

  1. Tener una perspectiva positiva y que te empodere.

Pregúntate a ti mismo: ¿Qué es lo primero que ocurre cuando se presenta un conflicto?

Usualmente y lastimosamente nos enfocamos en lo malo y nos llenamos de temor. Nos echamos la culpa ante cada situación y esto empeora nuestro estado de ánimo.

Todos enfrentaremos situaciones así, sin embargo, la diferencia está en ¿cómo actúas ante la tragedia?

En el momento buscas una solución y olvidas que esta misma se determina en las perspectivas que tomas al momento de enfrentar el problema.

El día que estés o si actualmente estás pasando por una situación difícil, primeramente, respira profundamente, calma tus energías y empiézate a dar paz y relajarte. Toma una perspectiva diferente y empieza a ver el lado bueno. Aunque no tengas la solución empieza a maquinarla en tu cabeza e imagínate fuera de la situación antes que el estar hundida en ella misma.

No dejes pasar las otras oportunidades que están pasando justo a la par tuya. No te ciegues y olvides que hay un mundo fuera de esa dificultad. Recuérdate a ti misma cuál es tu meta final y qué quieres lograr.

Para poder darte a ti misma una perspectiva positiva, hazte la siguiente pregunta: ¿Qué es lo que quiero en esta vida? Enfócate en eso y analiza como el estar afanado o estresado por la situación actual te acercara o alejara de esta meta de vida.

  1. Desconéctate de la situación para verla desde afuera.

Desconectarte es respirar profundamente y mirar la situación como si vieras una película. Siéntate y visualiza tu vida desde afuera como ver los hechos en una escena. Analiza lo que haces, con quiénes interactúas, por qué lo haces, qué es lo que quieres lograr con ello, etc.

En el momento en el que llegas a tu trabajo desconectada de tus problemas personas o del hogar, tienes la mente más despejada para enfocarte en lo que haces dentro de tu trabajo.

 

No te olvides que al ver la situación desde afuera te permite reconocer las fallas y en qué se puede mejorar. Muchas veces somos muy prontos para darles la solución a todos o querer arreglar los problemas de todos. Algunas veces esto pasa porque ves las cosas desde afuera y tienes una mejor visión para encontrar la pieza que hace falta. Inténtalo desde tus propios problemas, aléjate de tus ideas y desesperación y obsérvalas desde afuera para comprender en dónde fue el error o qué se puede hacer para mejorar.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta en Nuestras Redes Sociales