Segunda mujer recibe llamada estafadora de México

Por Joel Morales

El Informador

WYOMING, MI

joel@elinformadorusa.com

Hace dos semanas, informamos a través de un artículo en este medio (Edición #287), de una mujer salvadoreña de Grand Rapids quien había sido estafada por un hombre que le había llamado desde México, haciéndose pasar por un familiar, que logró robarle $1,500.

Para María Mejía, de 36 años de edad, de Wyoming y originaria de Atoyac de Álvarez, Guerrero, México, es el mismo hombre que le llamó a ella el mes pasado, haciéndole las mismas preguntas y utilizando la misma técnica para sacarle información.

Sin embargo, esta vez, el supuesto estafador no logró conseguir nada ya que Mejía no le mandó ningún dinero, aunque le dijo a El Informador que estuvo a punto de hacerlo.

“Fue como a eso de las 4 de la tarde, su voz era muy joven, como de una persona de unos 30 años y hablaba como si fuera del D.F., como hablan los chilangos”, dijo la mexicana, madre de tres hijos y en estado de embarazo. “Hola, ¿Cómo estás?”, me dijo, lo que me sorprendió porque ningún hombre me llama”, agregó.

La mujer dijo que cuando no le respondió, el hombre que marcaba de un número que empezaba con “01152…” le preguntó si no se recordaba de él y de la familia Mejía y que luego le preguntó, “¿De quién te acuerdas?” (técnica que usan para obtener información familiar).

“Pues tengo un tío Julio”, dijo Mejía que le contestó.

“O, pues yo soy Julio Jr., vine para acá (Ft. Wayne, Indiana) y estoy cerca”, dijo que le dijo el hombre.

La mexicana dijo que después le dijo a la persona que llamaba, que cuando quisiera podría pasar a visitarla y que luego le mandó la dirección de su domicilio por mensaje texto, pero que también llamó a un hermano en México quien le dijo que no tenían un tío por nombre Julio.

“A la media hora me volvió a llamar, diciendo que había tenido un accidente en la autopista y que quería arreglarse con la persona y me pidió le enviara $1,500”, dijo Mejía. “Cuando le dije que no lo tenía, me pidió que le mandara $500 y que luego me lo regresaba de un cheque que traía con el sin cambiar”, agregó.

Emocionada y contenta porque pensaba que le llamaba un familiar de lejos, la mexicana dijo que todavía pensó en mandarle el dinero al hombre pero que después de hablar con su esposo, decidió no hacerlo. Dijo que, al no llamarlo más, el hombre le llamó el próximo día, esta vez pidiéndole que en lugar de enviarle el dinero se lo fuera a dejar en Indiana.

“Todavía me da miedo porque le di mi dirección y pensando en qué pudiera haber ocurrido si hubiéramos ido hasta allá a dejarle el dinero, ya que uno escucha de muchos casos de asaltos y secuestros”, dijo Mejía. “No sé qué ideas tenía con nosotros”, agregó.

La mujer, quien hizo un reporte con la policía de Wyoming, recomendó verificar la información con un familiar antes de mandar dinero a una persona que les llame del extranjero. Dijo que algunos de las señales de las personas estafadoras son que no se identifican, hacen preguntas raras y piden se les de nombres de familiares, llaman contando de una emergencia y luego piden que uno les mande dinero.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta en Nuestras Redes Sociales