Sin mano latina, se perderían las cosechas

No importa la edad, sino las ganas de salir adelante. El esfuerzo de la obra de mano latina en la pizca de manzanas, muestra nuestro amor por la vida y una comunidad fuerte, orgullosa de sus raíces. (Foto: Luis Molina/ El Informador)

Por Luis Molina/ El Informador
Luis@elinformadorusa.com

GRAND RAPIDS, MI.- Miles de personas ya han comenzado la pizca de la manzana temprana, una de las manzanas más caras pero también la más sabrosas del país. En un recorrido con cámaras en mano El Informador habló con algunas personas para saber su opinión sobre este trabajo, el cual sino fuera por la mano de obra latina se perderían en su mayoría las cosechas, ya que en nuestro recorrido por los campos solo miramos hispanos y cabe destacar que entre ellos se encontraban mujeres pizcando dicha fruta.

Leopoldo Peña quien lleva décadas pizcando manzana nos comentó que no es un trabajo fácil; portar un morral de aproximadamente 50 libras en sus hombros todo el día no es una labor sencilla. Sin duda, una razón por la que solo vemos latinos realizando este trabajo.

Mientras que el señor Gerónimo Beltrán originario de tierra caliente Michoacán; le preguntamos por que prefería trabajar en los campos en vez de una factoría, rápidamente respondió: “Mi padre me enseñó este trabajo desde pequeño y me fascina, aquí me siento libre, mi patrón me trata muy bien y por los pasados 25 años he disfrutado de este trabajo” comentó Beltrán.

Michigan es uno de los estados que más importa manzana, no solo a otros estados sino también a diferentes países, entre ellos México. Nuestro estado es el tercer productor de manzanas de los Estados Unidos, después de New York y Washington.

Cabe destacar que en los pasados 6 años los agricultores atribuyen la falta de cosechadores a la ausencia de una reforma migratoria, y al aumento de deportaciones en años recientes.

Este 2018 se estima una ganancia de por lo menos $900 millones, gracias a la cosecha de manzana en Michigan. Dinero que no solo beneficia al mismo estado, sino también a las familias donde radican los obreros que realizan esta pizca, ya que muchos de los trabajadores envían parte de su ingreso en grandes remesas a sus familias en sus países de origen.

Gerónimo Beltrán quien lleva más de 25 años pizcando manzana, y quien nos comentó que es un trabajo que disfruta y lo seguirá realizando mientras tenga vida y lo pueda hacer. (Foto: Luis Molina/ El Informador)

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales