Un juego de leyendas deslucido y gélido

Por Miguel Hernández/ El Informador

GRAND RAPIDS, MI. Con una temperatura entre los cuarenta y cincuenta grados y con una amenaza latente de lluvia, se llevó a cabo el partido de leyendas, entre dos de los equipos más históricos de México, las chivas del Guadalajara en contra de las águilas del América. Pero antes el esperado partido de leyendas se llevó a cabo un cuadrangular conformado por equipos invitados provenientes de Kalamazoo, Holland, Grand Rapids y de Chicago, siendo el equipo de Chicago quien se levantará con la copa del cuadrangular, al vencer en tiros de penales a la escuadra de la ciudad de Holland por marcador de 6 a 5, siendo el portero de Chicago, Arturo Escobedo, el héroe del partido, ya que metió un tiro penal y atajó el último tiro por parte de Holland, quienes se quedaron con las ganas de quedarse con la copa que se disputó en su casa.

Y vino el partido esperado de leyendas, la gran revancha, si recordamos la edición pasada en la que ganaron las chivas por marcador de 2-1 en contra de su acérrimo rival el América, partido donde fue la gran despedida de Cuauhtémoc Blanco de las canchas.

Se vinieron a la cancha las figuras de ambos equipos, por parte del América saltaron a la cancha nombres como: Luis “el matador” Hernández, quien fuera figura en la selección Mexicana de fútbol, también el nombrado “arquero de Cristo” Adolfo Ríos hizo su aparición, Jesús Chuy Mendoza, Christian Patiño, el Jagger Martínez, “El Woody” Sánchez, “El misionero” Castillo, el gran jugador que marcó una época en las águilas del América Cecilio de los Santos, Isaac Terrazas, entre otros.

Por parte de las chivas del Guadalajara se hicieron presentes Ramón Morales mejor conocido como “Ramoncito”, Héctor Reynoso, Alberto Guameru García, José Luis Montes de Oca, Damián Álvarez Arcos, entre otros.

Arrancó el partido poco pasadas de las tres de la tarde, en donde la lucha se intensificó en la media cancha, las porras de los equipos alentaban a sus jugadores, siendo la porra del América la más ruidosa, ya que cabe mencionar también se dieron cita la porra “Banda del callejon” de Westwood Chicago. El partido siguió su curso y en una jugada por la banda derecha se descolgó el carrilero de las chivas llevándose a los defensas del América y así fusilar al portero del América, Adolfo Ríos, que por más que se estiró, no logró atajar el disparo que se incrustó en su portería, así se fue el marcador 1- 0 en favor de las chivas del Guadalajara. Por su parte, el América ajustó líneas y se fue adelante buscando el ansiado empate. Después de varias ocasiones y un gol anulado, por fin llegó, en una jugada donde el Misionero Castillo le sirvió un pase como con la mano dejando la pelota en ventaja para Luis “el matador” Hernández solo le hiciera un sombrerito al portero de las chivas y se concretaba el empate a un gol por bando. Así se fueron al descanso.

Para la parte complementaria salir de cambio Luis Hernández dejando su lugar a Cecilio de los Santos, quien mostró su técnica y dio una muestra de cómo debe tratarse el balón dentro del terreno de juego, con algunas emociones para ambos lados de las porterías, el empate estaba sentenciando el final del partido, con un empate a un gol en este partido de leyendas.

 

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta en Nuestras Redes Sociales