“Un regalo que debes tener, pero que no debes pasar por alto”

Por Maria G Erazo

Una de las principales razones por las que la mayoría de la gente experimenta desilusión al establecer metas en su vida es porque no son optimistas.

¿Lo leí bien?

Sí, has leído bien.

La sociedad moderna cita erróneamente el “optimismo” como “absoluto” e “inminente”, se percibe como un sentimiento más que como una idea consciente independientemente de cualquier situación. La mayoría de las personas pasan por alto la realidad al ver las cosas de manera optimista.

Digamos que alguien se traza una meta de ganar $ 1, 000,000 en cuatro meses usando cualquiera de tus habilidades. En el primer mes, lo visualizó vívidamente y afirmó que si se puede lograr: hizo lo mejor que pudo, haciendo su esfuerzo más excepcional hasta que llegó el segundo mes, en el que siente que el estrés se está acumulando: su mente subconsciente siente que algo es pesado.

Al ser consciente de su objetivo y visión, cree que puede lograrlo porque el optimismo es su marca ganadora. Se mantiene firme en que puede obtener el ingreso de $ 1, 000,000 al final del cuarto mes.

Llegó el tercer y cuarto mes, y término con un resultado incompleto. Se decepcionó, se preguntó qué hizo mal al pesar de que era factible; sigue preguntando por qué no lo logro. Después de algunos días  percibes el lado positivo y vuelves a ser positivo.

Tener una mentalidad positiva o una perspectiva más brillante es un regalo. Muchas personas que tienen este tipo de rasgos son líderes innatos, independientes, distintivamente sensibles, humanitarios y de alto rendimiento, pero tienden a perderse en algún momento porque su visión es demasiado fuerte como para sentirse abrumados por lo que sienten y fallan en “enfrentar la realidad”

En lugar de adoptar el optimismo sobrevalorado, mejor lo llamamos “optimismo realista”. De esta manera, estamos prácticamente digiriendo nuestro conocimiento disponible y nuestra experiencia de vida mientras imaginamos nuestros objetivos y establecemos una línea de tiempo y expectativas realistas.

Debemos practicarlo, pero debemos ser conscientes de no insistir en la mecánica de alcanzar los objetivos. Sobre todo, debemos buscar elementos mensurables y controlables de nuestros objetivos para que podamos obtener los mejores resultados.

Sigue por el camino y  ¡Adelante!

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales