Vivimos aquí, pero vivamos como si no fuera aquí

Editorial Por Luis Molina

Muchísimos inmigrantes viven en este país hoy día con vidas aparentemente muy estables y quienes tienen buenos trabajos, buena casa, manejan buenos carros, muchas veces hasta mejores que los que son de esta nación.

Sin embargo, muchas de estas personas no cuentan con un estatus legal para estar en el país. Nos da mucho gusto que muchas de ellas vivan bien y, hasta cierto punto, han logrado alcanzar un grado de nivel de vida estable y bueno. Sin embargo, es preocupante que muchas de estas personas se quieren dar la vida como los que pertenecen a esta nación y están aquí legalmente.

Si no cuenta con un estatus legal para estar en este país y nos está yendo bien, debemos de ser como las hormigas, quienes trabajan duro en el verano para guardar y poder tener comida durante todo el invierno. Estas hormigas son un buen ejemplo para nosotros. Debemos saber ahorrar y capitalizar nuestro dinero para que el día de mañana, si pasa algo, no vamos con una mano atrás y otra adelante al llegar a ser expulsados del país.

Es lamentable que personas que tienen ya 20 o 30 años en este país no han logrado hacer un solo ahorro. En muchos casos se entiende, ya que muchos a duras penas ganan el mínimo y tienen que mandar dinero para sus familias en sus países de origen. En esos casos no tenemos nada que decir. Pero hay otros que ganan bien, tienen muy buenos empleos y, sin embargo, quieren vivir la vida como si fueran de aquí y gastan siempre todo lo que ganan y nunca logran hacer un ahorro.

Si una persona ha vivido 20 años en este país y ha tenido la oportunidad de hacer algo y no lo hace, ni siquiera nos podemos imaginar lo difícil que será la vida para esa persona y su familia si llegara a ser deportado, pues, al llegar a su país sin nada, será una vida de trauma. Sería debido a una gran negligencia de su parte lo que tendrá que pasar, tanto a él como a su familia, solo por querer vivir como si fuera de aquí.

Las personas que son de aquí o cuentan con un estatus legal en este país y viven la vida tal y como lo hemos mencionado, es muy diferente, pues no corren el riesgo a ser deportados pues son de aquí y en caso de que se queden sin empleo, son muchas las ayudas que el gobierno les proporciona. Pero una persona sin documentos legales es otro asunto totalmente diferente, y uno con el que muchos se topan cara a cara con esta cruda realidad cuando son deportados. Si tales personas hubieran planificado y ahorrado, por lo menos no fuera tan duro el cambio de vida al enfrentar una deportación.

En los tiempos que estamos viviendo en esta nación debemos de estar preparados por que cientos de familias cada día son deportadas o separadas por agentes de inmigración y uno nunca sabe cuándo ICE estará al frente de uno.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales