Inicio OPINION EDITORIALES Impacto negativo de la comida chatarra en nuestros hijos

Impacto negativo de la comida chatarra en nuestros hijos

346
0

Editorial por Luis Molina

El término «comida chatarra» abarca una amplia gama de productos consumidos por los seres humanos, que generalmente contienen altos niveles de grasa, sal, condimentos o azúcares y numerosos aditivos alimentarios.

Paletas, papas fritas, galletas con azúcar adicional, pizzas y bebidas carbonatadas (sodas) son algunos de los alimentos consumidos por niños y adolescentes en las escuelas de nuestro país, lo cual está relacionado con una considerable cantidad de enfermedades.

Numerosos estudios han demostrado que la dieta tiene un efecto significativo sobre los hábitos de estudio de los niños. La comida basura y los alimentos con alto contenido de azúcar agotan los niveles de energía y la capacidad de concentrarse durante largos períodos de tiempo. La energía y la concentración son indispensables para los niños en edad escolar.

Por otro lado, la actividad física también es esencial para niños de todas las edades, y comer regularmente comida rápida no proporciona los nutrientes necesarios para tener suficiente energía y participar en la actividad física. La falta de actividad física es perjudicial para el bienestar físico y mental y también puede excluir a un niño del desarrollo social.

Para que un estudiante pueda mantener el ritmo de estudios y tener un buen rendimiento, es necesario que se alimente de manera equilibrada y diversificada. De lo contrario, no solo podría afectar su papel como estudiante, sino también su salud.

Además, los especialistas mencionan problemas como digestiones pesadas, alteraciones en la salud vascular cerebral, hiperactividad excesiva, nerviosismo, altos niveles de colesterol malo y, sobre todo, la obesidad.

Ahora no solo la salud física está en jugo, también la mental lo está, la autoestima y la autoconfianza son especialmente importantes para el desarrollo de los niños y adolescentes, y el consumo regular de comida rápida puede afectar negativamente la percepción de uno mismo. La comida basura puede afectar el desarrollo físico de un niño de manera perjudicial, incluido un aumento de peso poco saludable que puede provocar problemas de autoestima.

ARTICULOS RELACIONADOS   Parece inevitable la recesión económica para EEUU

Sin embargo, no todo está perdido. Una solución consiste en desalentar a los padres a consumir comida chatarra, enseñándoles cómo afecta la salud de sus hijos, y promover un cambio en la oferta de comida para que los niños y niñas puedan consumir alimentos que realmente le traigan un beneficio.