México y EE.UU. discutirán migración tras restricciones anunciadas por Trump

México, 17 jul (ELINFORMADORUSA/EFE).-
l canciller de México, Marcelo Ebrard, anunció este martes que se reunirá el 21 de julio en la capital mexicana con el secretario estadounidense de Estado, Mike Pompeo, para conversar sobre temas migratorios y comerciales, luego de las nuevas restricciones a la inmigración anunciadas por Donald Trump.
“El domingo tendré reunión con Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos de América, aquí en Ciudad de México. Daremos seguimiento entre otros a temas de migración, comercio y el Plan de Desarrollo Integral para Centroamérica”, indicó Ebrard en Twitter.
Pompeo emprenderá un gira del 19 al 21 de julio que le llevará a Argentina, Ecuador, México y El Salvador para “fortalecer las alianzas en el Hemisferio Occidental sobre desafíos regionales y globales”, así como “reforzar el apoyo al pueblo de Cuba, Nicaragua y Venezuela en su lucha por la democracia y libertad”, indicó el Departamento de Estado en un boletín.
El viaje del jefe de la diplomacia estadounidense se produce en un momento de especiales tensiones acerca del flujo migratorio procedente de Centroamérica.
El Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció este lunes que impedirá otorgar el asilo a los inmigrantes que no lo soliciten antes en un “tercer país seguro”.
La legislación nacional permite a los solicitantes de asilo hacerlo al llegar a la frontera sin tener en cuenta su ruta, pero cuenta con una excepción para aquellos que lo hacen a través un tercer país considerado “seguro”.
En la actualidad, sin embargo, el Gobierno de EE.U. solo cuenta con un acuerdo específico al respecto en el que reconoce como “tercer país seguro” a Canadá.
Este lunes, el canciller mexicano objetó la orden de Trump al señalar que constituye “una limitación al derecho de asilo con la cual México no está de acuerdo”.


“Nosotros tenemos un principio totalmente opuesto: es muy improbable que México le niegue asilo a una persona que lo solicite por persecución política”, dijo Ebrard en rueda de prensa.
Asimismo, descartó que las medidas anunciadas por EE.UU. conviertan a México en “tercer país seguro” para migrantes ya que no existe un acuerdo “bilateral” en ese sentido.
De acuerdo con Ebrard, si México fuera un tercer país seguro, ello supondría que los migrantes deberían pedir y pasar el proceso de asilo para entrar a Estados Unidos en territorio mexicano.
Sin embargo, ONG defensoras de los derechos de los refugiados difieren de este concepto y cuentan que, si México fuera considerado tercer país seguro, los migrantes que pisaran territorio mexicano deberían pedir asilo a México ya que se entendería que en este país está garantizada su integridad.
Bajo presión del Gobierno estadounidense, que amenazó con imponer aranceles a los productos mexicanos, México aceptó el pasado 7 de junio aceptar solicitantes de asilo mientras Estados Unidos procesa sus solicitudes, así como desplegar fuerzas militares y policiales para contener el flujo de migrantes hacia Estados Unidos.
El Instituto Nacional de Migración (Inami) informó el 8 de julio que México ha recibido desde el 29 de enero a 18.503 migrantes centroamericanos que esperan la resolución de su trámite de asilo en Estados Unidos.
El instituto también ha indicado que de mayo a junio las deportaciones se incrementaron 32,7 %, pasando de 16.507 a 21.912 extranjeros devueltos a sus países de origen.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales