Primer estado en EE.UU. que sufragará servicio de salud a indocumentados

El estado de California se convertirá en el primer estado en pagar para que algunos indocumentados tengan acceso completo a los servicios de salud. 

 

emócratas en la legislatura estatal lograron llegar a un acuerdo como parte de un plan más amplio para gastar 213.000 millones de dólares de fondos de los impuestos estatales y federales a lo largo del año próximo. En la próxima semana se espera que la legislatura apruebe el acuerdo. 

 

Los adultos de bajos ingresos de entre 19 y 25 años que viven en California sin autorización podrían tener acceso al Medicaid. No todas las personas de esas edades podrían obtener prestaciones de salud, solo aquellos cuyos ingresos sean lo suficientemente bajos como para ser aceptados en el programa. Los registros estatales indican que alrededor de 90.000 personas lograrían beneficiarse, y se calcula un costo de 98 millones de dólares anuales. 

 

La ley del estado requiere que los legisladores acuerden un presupuesto antes de la medianoche del 15 de junio. De no hacerlo, los legisladores perderían su salario. La propuesta también convierte al estado en el primero del país en ayudar a las familias con ingresos intermedios a pagar sus primas mensuales de seguros médicos. Con esta medida California busca que todos cuenten con un seguro de salud.


Sin embargo, el estado comenzará a cobrar un impuesto a quienes no tienen un seguro médico. Es la reactivación de la sanción obligatoria individual que estaba incluida en la ley nacional de salud del presidente Barack Obama hasta que los republicanos en el Congreso la eliminaron como parte de su reforma de 2017 al código fiscal.

 

Por otro lado, los activistas aseguran que más de un millón de personas en California no tienen acceso a agua potable segura. El gobernador había propuesto un impuesto de 95 centavos a la mayoría de las cuentas de agua residencial, así como cuotas a las granjas lecheras, de animales y vendedores de fertilizantes, para ayudar a los distritos hídricos a financiar las mejoras e impulsar el abastecimiento. 

 

Los legisladores rechazaron el impuesto con el argumento de que sería muy oneroso en un año en el que se proyecta que el estado tenga un superávit de 21.500 millones de dólares, el más grande para California en cuando menos 20 años.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales