Inicio LOCALES La realidad del presunto secuestro

La realidad del presunto secuestro

192
0
Acusados de izq. a der. en la primera fila, Adam Fox, Kaleb Frank y Ty Garbin. De izq. a der. en la segunda fila Brandon Caserta, Daniel Harris y Barry Croft. (Fotos cortesía: Kent County Jail and Delaware Department Of Justice)

LANSING, MI (ELINF).-Por Erika Mendivil/El Informador

Más de dos meses después de sus arrestos, seis hombres fueron acusados ​​el miércoles 16 dediciembre por la noche de los cargos de conspirar para secuestrar a la gobernadora Gretchen Whitmer y posiblemente retenerla para pedir un rescate o dejarla en medio del lago Michigan, según testimonios y registros judiciales.

Según una denuncia penal del FBI, los acusados son Adam Fox, Barry Croft, Ty Garbin, Kaleb Franks, Daniel Harris y Brandon Caserta fueron nombrados en la denuncia. Croft es de Delaware; el resto son residentes de Michigan.

En lo que los investigadores concernieron es que se trató de un complot de extremistas antigubernamentales que estaban enojados por sus políticas de coronavirus.

Según el FBI, un grupo de milicias con sede en Michigan intentó reclutar miembros para la operación, que incluyó asaltar el edificio del Capitolio en Lansing y tomar rehenes, entre ellas a la gobernadora Whitmer. Según los informes, se suponía que el plan se ejecutaría antes de las elecciones de noviembre de 2020.

Aparentemente el grupo de milicias celebró varias reuniones durante el verano en las que participaron en ejercicios de entrenamiento y combate con armas de fuego; también intentaron construir artefactos explosivos improvisados, que estaban defectuosos y no detonaron como estaba previsto, según la denuncia. Luego, según los informes, el grupo decidió secuestrar a la gobernadora en su casa de vacaciones y llevarla a un lugar seguro en Wisconsin para un “juicio”.

En agosto, funcionarios federales dicen que el grupo presuntamente vigiló su casa en dos ocasiones.

El cargo conlleva una pena máxima de cadena perpetua si son declarados culpables, indicó el fiscal federal Andrew Birge en un comunicado el pasado 17 de diciembre. Por su parte, los abogados defensores dijeron que sus clientes eran “grandes conversadores” que no tenían la intención de cumplir con el supuesto plan.

ARTICULOS RELACIONADOS   Pierde la vida por hacer malabares en motocicleta

Los seis fueron acusados ​​previamente mediante una denuncia, pero según la Constitución de los Estados Unidos, el gobierno debe presentar un caso de delito grave ante un gran jurado y obtener una acusación formal para proceder con el procesamiento.

La investigación continúa. Los agentes del FBI de la Oficina de Campo de Detroit y otros miembros de su Fuerza de Tarea Conjunta contra el Terrorismo, incluida la Policía Estatal de Michigan, están llevando a cabo la investigación. También están involucrados agentes del FBI y miembros de la JTTF en las oficinas de campo del FBI en Baltimore y Milwaukee. La Fiscalía de los Estados Unidos para el Distrito Oeste de Michigan está procesando los cargos federales. Las Oficinas del Fiscal de los Estados Unidos en el Distrito Este de Michigan, el Distrito Oeste de Wisconsin y Delaware han brindado asistencia. Los cargos en una acusación formal son meras acusaciones, y el acusado se presume inocente hasta que se pruebe su culpabilidad en un tribunal de justicia.

Comenta en Nuestras Redes Sociales