Menores inmigrantes están “tranquilos” en los refugios, según religiosos

Menores inmigrantes están “tranquilos” en los refugios, según religiosos
Un grupo de líderes católicos de Estados Unidos aseguró hoy que los niños inmigrantes separados de sus familias en la frontera con México están en buen estado de salud, con el ánimo “tranquilo y con esperanza”.

Austin (TX), 3 jul (ELINFORMADORUSA/EFEUSA).- Un grupo de líderes católicos de Estados Unidos aseguró hoy que los niños inmigrantes separados de sus familias en la frontera con México están en buen estado de salud, con el ánimo “tranquilo y con esperanza”.

En una visita organizada por la Conferencia Episcopal al centro Southwest Key Programs Casa Padre, en Brownsville (Texas), la comitiva religiosa tuvo la oportunidad de orar y de conversar con los menores, interesados en su mayoría por los resultados del Mundial de Fútbol según sus testimonios.

Para los religiosos, los niños “actúan como tal” y tratan de aliviar la dramática situación que viven jugando entre ellos, pese a que no olvidan que son “extraños en un lugar inapropiado”.

Así pues, el cardenal y arzobispo de Galveston-Houston (Texas), Daniel N. DiNardo, urgió al Gobierno de Donald Trump a que avance en los pasos que “ya ha comenzado a dar” hacia la reunificación familiar.

“Creo en el sistema de fronteras, en el respeto a los límites de cada país, pero creo también en que no tiene que ser contrario ni a la compasión ni a la fe humana”, explicó DiNardo durante una conferencia de prensa.

En este sentido, el obispo de la diócesis de Brownsville, Daniel E. Flores, una de las figuras regionales más implicada en el apoyo a los migrantes, pidió que no se trate este asunto como “un problema estadístico”, sino como algo humanitario.

Flores comentó la estrecha comunicación que mantienen con otros obispos de México y Centroamérica, con el objetivo de conocer los programas de ayuda de los que disponen y las razones que llevan a estas personas a salir de sus países.

“En este tiempo he podido hablar con muchas familias, por ejemplo, con una madre que perdió a su hijo en Guatemala por un tiroteo en las calles cuando solo tenía 16 años, se me quedó mirando y me dijo: ¿qué se supone que debo hacer para proteger a mi familia?”, comentó.

El arzobispo de Los Ángeles, José H. Gómez, insistió en centrar el problema desde una visión humana, destacando el trabajo que hacen las organizaciones locales como Catholic Charities, que opera en varios lugares de la frontera proporcionando refugio y alimentos a los inmigrantes irregulares.

En su opinión, la migración es un asunto “crucial” que, más allá de ideologías políticas, afecta a todos los países del mundo y debe ser revisado por todos los líderes, incluidos los religiosos, para resolver este tipo de situaciones.

“Debemos encontrar la mejor forma para que todos seamos productivos; este es un país construido por inmigrantes y debemos buscar una solución en la que todos nos entendamos”, animó Gómez.

Desde que comenzaran las medidas de “tolerancia cero” propuestas por Trump en la frontera, con redadas masivas y la imputación de cargos penales a los inmigrantes detenidos por cruzar de forma irregular, más de 2.300 niños han sido separados de sus padres y llevados a centros de detención.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales