Pertenencias confiscadas de inmigrantes en exhibición en ArtPrize

Por Joel Morales

El Informador

GRAND RAPIDS, MI

joel@elinformadorusa.com

Como portero en una aduana con México por 11 años, Tom Kiefer, de Ajo, Arizona, estaba encargado de vaciar la basura todos los días. Después de cuatro años le entró la curiosidad de qué contenían los contenedores y se atrevió a mirar adentro.

Para su sorpresa, descubrió que las cosas que descartaban eran las posesiones personales de los inmigrantes detenidos que cargaban con ellos al cruzar el desierto.

“Un día le pregunté a mi supervisor que si podía sacar la comida, que estaba completamente buena, y llevarla a la despensa de comida local”, le dijo el artista a El Informador, el jueves, 28 de septiembre, por la mañana, parado frente a su exposición “El Sueño Americano” en el DeVos Hall en Grand Rapids. “Sus palabras exactas fueron “Que Dios te bendiga”, y fue allí como empecé a colectar las posesiones de los inmigrantes”, agregó.

Durante nuestra visita con el participante de la competencia ArtPrize Nine, cuya obra fue seleccionada el lunes, 25 de septiembre, entre las favoritas. También pudimos ver las fotografías de cepillos, carteras con dinero mexicano dentro de ellas, tubos de pasta de dientes, jabón, peluches de niños y fotografías de identificación, entre otras cosas.

“Traje conmigo unos 75 cuadros de fotografías de esas posesiones, las cuales componen lo que es mi obra de ArtPrize Nine”, le dijo el artista a El Informador.

Cuando le preguntamos al artista, cómo había reaccionado al descubrir que lo que él tiraba a diario eran cosas que las personas indocumentadas pudieran haber usado, algunas de mucho valor sentimental, respondió, “En estado de choque y horror”.

ARTICULOS RELACIONADOS   Whitmer cancela venta de cárcel para migrantes

Cuando también le preguntamos por qué los oficiales confiscaban las pertenencias de los inmigrantes, Kiefer dijo que cuando había llegado un supervisor nuevo, les había dicho que no quería que estuvieran tomando el tiempo de la compañía para llevar la comida a la despensa y que mejor se concentraran en sus trabajos.

Dijo que la razón que pudo colectar tantas tarjetas de identificación, que al igual llenaban unos de sus cuadros, era porque los empleados de las estaciones de procedimientos en la aduana las ponían en las mochilas de los inmigrantes que no siempre se iban con ellos.

“Cada ocho horas llegaba un autobús para recoger a los inmigrantes que estaban allí y llevarlos al próximo destino, y como colocaban sus mochilas en los compartimentos debajo de ellos, a veces allí se quedaban”, dijo Kiefer.

El artista dijo que al ver lo que era confiscado y descartado por el gobierno americano, su conciencia no lo dejaba dejar que las cosas permanecieran en la basura.

“Como yo ya era artista y fotógrafo, supe que mi trabajo era el de recuperar las posesiones de los inmigrantes, tomarles fotos y documentarlas”, dijo Kiefer. “Esto es horrendo e indignante, y no es un momento de orgullo en la historia del país. “Es como deshumanizar a las personas. Con esta exposición, es mi manera de respetar y expresar mi reverencia y gratitud a una gente que llega aquí para desempeñar trabajos que nosotros no queremos hacer”, concluyó.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales