Yo no soy un “sapo” traidor dijo El Chapo Guzmán

Por Hector Loya/EL INFORMADOR. 

Estados Unidos.- En la historia de los juicios de algunos narcotraficantes en Estados Unidos, el gobierno federal les ha concedido favores o reducido su sentencia por declarar o soltar la sopa como  ordinariamente se dice. Ante esto muchos se preguntan por qué el Chapo no quiso colaborar con Estados Unidos con la finalidad de reducir su condena u obtener mejores condiciones en prisión.

Ante esta situación El Chapo prefirió guardar silencio a pesar de conocer la prisión que le espera, (la prisión de máxima seguridad ADMAX Florence) en la cual aseguran que permanecerá totalmente aislado, 23 horas al día en su celda y con el mínimo de solo seis visitas al mes.

Eduardo Balarezo, abogado de Guzmán Loera declaró que para el chapo el colaborar había sido una buena opción, pero al considerar los pros y las contras, el ex narcotraficante reflexionó y sacó cuentas de los años de prisión que le podrían reducir y consideró que convertirse en un informante no sería benéfico para él, que saldría de prisión muy viejo y al declarar se convertiría en lo que él dijo “un sapo”.

“Él no quería colaborar, él no quería ser igual que los 13 testigos que declararon en su contra, no quería convertirse en un sapo traidor” dijo Eduardo Balarezo.

También agregó que “Una colaboración a él no le convenía porque casi tiene 62 años y que por colaborar le hubieran dado una rebaja de la condena que terminaría convirtiéndose en una sentencia de 20 a 25 años de cárcel, al salir de prisión sería un hombre muy viejo, entonces ¿Para qué hacerlo? Él prefirió irse a juicio entendiendo los riesgos que implicaría el no declarar.

Al tocar el punto de la cárcel que le espera al Chapo, la denominada “Alcatraz de las Rocosas” su abogado agregó “el exlíder del cartel de Sinaloa es un hombre muy fuerte y está muy tranquilo, él entendía lo que enfrentaba en el juicio y está preparado para lo que venga”.

Para finalizar el abogado dijo que a pesar de la sentencia determinada en su juicio y después de saber lo que está por venir, El Chapo no ha cambiado de opinión, el no se considera un soplón como muchos narcos que cuando están libres son bien machos, pero cuando los detienen siempre terminan soltando la sopa.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales