Andy González declarado culpable de homicidio

Por Joel Morales

El Informador

GRAND RAPIDS, MI

joel@elinformadorusa.com

El viernes 20 de abril en la Corte del Circuito 17 en Grand Rapids, un jurado compuesto de 10 mujeres y dos hombres, todos de la raza blanca, encontraron a Andy González de 23 años de edad, culpable del asesinato de D’Andre Bullis Sr., también de 23 años. El homicidio se registró el pasado 5 de Mayo del año 2017 en la avenida Grandville SW en Grand Rapids.

Después de un juicio que duró cuatro días y en el que El Informador fue el único medio de comunicación presente, tanto en inglés como español, el jurado deliberó el caso por casi 12 horas durante dos días, para llegar al veredicto de culpabilidad de Homicidio en el Segundo Grado contra el hispano.

La familia de la víctima asistió al juicio los cuatro días, quedándose hasta que la corte cerrara el jueves y luego regresando y esperando por más de ocho horas hasta que se dio a conocer el veredicto.

Entre las 21 personas que testificaron durante el juicio, Manuel Villarreal, quien también resultó herido en el tiroteo, declaró que había visto al acusado recostado sobre un carro en la cuadra 1400 de la avenida Grandville SW momentos antes de escuchar cinco disparos que le arrebataron la vida a Bullis Sr., padre de dos niños pequeños.

“Habíamos ido a cortarnos el cabello alrededor de las 3:45 de la tarde, y mientras esperábamos afuera de la barbería, un carro conducido por el acusado pasó por enfrente de nosotros. Puso el carro en reversa, detuvo al tráfico en la avenida, y le preguntó a Bullis, “¿Eres un Rey, eres un Rey?”, una referencia a la pandilla Latin Kings, testificó Villarreal.

“¿Piensas que no puedo encender a plena luz del día?”, (insinuando que podía disparar en esos momentos)”, expresó el hispano. “Salte del carro y ven por estas manos”, le respondió Andre.

Villarreal indicó que lo próximo que escuchó fueron cinco disparos, “Boom, boom, boom, boom, boom”, y caí al piso. No podía sentir mis piernas e intenté arrastrarme hacía mi primo quien no se estaba moviendo. Vi mucha sangre y que tenía un impacto de bala en su cabeza, y cuando le miré a los ojos, se había ido (estaba muerto)”, agregó.

Jamie Phillips, quien a esas horas caminaba a la tienda Family Dollar con su hijo de 1 año de edad, testificó que vio un carro frenar rápido, el conductor salir y subir corriendo por una loma en un callejón, luego escuchar múltiples disparos. Explicó que se escondió bajo unos escalones de un edificio, y cuando el carro pasó a unos 10’ pies frente a donde se encontraba, el conductor hizo contacto de ojos con él, y el pasajero del carro ahora estaba conduciendo y el que antes conducía, en el lado del pasajero, para posteriormente huir de la escena.

“Hasta este día no sé por qué no me disparó”, también dijo Phillips.De su parte, McKenzie Piper, de 16 años de edad, señaló que iba a la tienda a comprar comida con su novio cuando vio que alguien les había disparado a dos personas y había escuchado el ruido de cinco o seis detonaciones.

“Me hizo mirar en dirección de los disparos, que fue cuando vi a un hombre apuntar con un arma a los dos personas. Era de semblanza trigueño, no anglosajón, y portaba una arma color negra”, dijo Piper.

“Este caso trágico es muy sencillo”, indicó el fiscal Jeff Kemerman al jurado antes que saliera a deliberar el caso. “Andy González mató a Bullis por afiliación de pandilla”, agregó, lo que ocasionó lágrimas entre los familiares del difunto.

El fiscal también le pidió al detective Michael Nagel, quien testificó que había interceptado varias llamadas y cartas del acusado. Le pidió dar lectura a una que González le envió a una mujer desde la cárcel, donde le decía entre otras cosas que apreciaba su apoyo no importando si tuviera la razón o no, y que sentía mucho remordimiento.

“Si algo te pasara a ti por mi culpa, no tendría otra opción que la de seguir derramando sangre”, a la vez hizo referencia a otro homicidio que ocurrió en el año 2008.

El abogado del acusado señaló que de todas las personas cuestionadas por la policía, ninguno identificó a González como la persona que disparó ese día, e incluso una mujer había identificado a otro hombre, como la persona que había disparado.

“La ley estipula que haya justicia para el hombre que murió, pero también que las personas correctas sean enjuiciados y Andy González no es esa persona”, expuso el abogado. “Lo que ocurrió fue trágico. Pero de igual manera sería trágico, si condenan a la persona equivocada”.

El fiscal asistente Jeff Kemperman le comentó al jurado que el caso era muy sencillo basado en la evidencia presentada, y demostraba que González había sido la persona que había disparado el 5 de Mayo del 2017 y matado a D’Andre Bullis Sr.

El abogado de González cuestionó por qué solo la playera y las huellas de González y su cómplice, habían sido las únicas en ser sometidas a examen cuando la policía había detenido y cuestionado a cinco personas en conexión con el asesinato entre otras cosas.

Aunque los guardias y el fiscal les indicaron a las familias que no iban a tolerar ninguna señal de emoción al leerse el veredicto, la familia de Bullis Sr. lloró, aplaudió y celebró detrás de las bancas, abrazándose los unos a los otros.

Andy González entra al salón de corte del juez George J. Quist, el viernes 20 de abril, antes de ser hallado culpable de Homicidio en el Segundo Grado, por la muerte de D’Andre Bullis, el 5 de mayo del 2017 en la avenida Grandville SW. (Foto: Joel Morales/ El Informador)
comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales