Beneficiarios de DACA peleando por salvar programa de “Soñadores”

Alejandra Beltrán, una participante del programa DACA, rodeada de familiares en los escalones del capitolio, durante su apoyo para las licencias de conducir para los “Dreamers”. (Foto: Joel Morales/ El Informador)

Por Joel Morales

El Informador

GRAND RAPIDS, MI

joel@elinformadorusa.com

En solo cuatro días, el martes, 5 de septiembre, 10 estados someterán una demanda en contra del gobierno de Estados Unidos si el presidente americano no desmantela el programa DACA (Acción Diferida para los llegados en la infancia).

Lo estados que han amenazado en levantar la demanda son, Texas, Alabama, Arkansas, Idaho, Kansas, Luisiana, Nebraska, Carolina del Sur, Tennessee y West Virginia.

Juan Paulo Palacios, de 17 años de edad, estudiante de cuarto año en la escuela secundaria City High en Grand Rapids y originario de León, Guanajuato, México y Brandon Reyes Parra, de 20, universitario de segundo año en Grand Rapids Community College, de Colipa, Veracruz, México, están luchando para que no se elimine el programa, que al momento provee amnistía a unos 800,000 jóvenes inmigrantes que fueron traídos al país cuando eran menores de edad.

Palacios y Parra, integrantes de la organización Michigan United, fueron parte de unas 50 personas de Michigan, Colorado, Indiana, Kansas y Wisconsin, que tomaron parte en un entrenamiento el pasado sábado, domingo y lunes, 19, 20 y 21 de agosto en Milwaukee, Wisconsin, auspiciado por el Movimiento Reformado para la Inmigración Justa (FIRM sus siglas en inglés), en cómo involucrar a la juventud en la lucha.

Entre otras cosas, los recipientes de DACA aprendieron cómo presentar sus experiencias únicas a los políticos, cómo hablar y contestar preguntas durante una rueda de prensa, organizar y estructurar sus actividades al nivel local, y cómo informar a otros en lo que están haciendo.

“El activismo es algo nuevo para mí, y el entrenamiento fue increíble”, le dijo Palacios a El Informador durante una entrevista exclusiva en el campo de Grand Rapids Community College, el miércoles, 23 de agosto. “Aprendí cómo abogar por las causas que me interesan con los poderes y el gobierno local, para presionarlos en aprobar leyes a nuestro favor”, agregó.

Palacios dijo que siempre ha estado consciente de la importancia de las protestas y el activismo, pero que después de asistir al entrenamiento, ahora está convencido más que nunca que los mismos funcionan y que es tiempo de animar a la juventud para postularse a posiciones políticas.

“Eventualmente nosotros queremos conseguir la ciudadanía americana, pero para lograrlo tenemos que convertirnos en parte del sistema”, también dijo el joven mexicano.

De su parte, Reyes Parra compartió un ejemplo del activismo por organizaciones que apoyan a los inmigrantes en Wisconsin, que se unieron a la pelea del trato de los indocumentados de la industria del queso y leche allí, instruyéndoles que no se reportaran a sus trabajos en las granjas.

“Las vacas se empezaron a enfermar, luego a morir, y el producto de la leche y queso cayó porque no había nadie para mantenerlas”, dijo el joven. “El resultado fue que los dueños de las granjas empezaran a llamar a sus legisladores, preguntándoles, “¿Dónde están mis obreros?”, porque comenzaron a perder dinero”, agregó.

Palacios, quien fue traído por sus padres a Estados Unidos cuando tenía solo 3 años de edad, dijo que sería una crueldad eliminar el programa DACA.

“No estamos pidiendo que el gobierno nos de nuestros papeles legales, solo estamos pidiendo lo mínimo, que mantenga el programa DACA”, dijo el joven soñador.

Reyes Parra, quien entró al país cuando tenía 6 años y quien dijo no haberse enterado que era un indocumentado hasta los 16 años de edad, cuando intentó tomar las clases de conducir, dijo que en veces se siente visto por otros como que si no fuera una persona humana.

“Nosotros, los participantes de DACA, somos personas trabajadoras que pagamos impuestos, contribuimos a la economía, y solo queremos ser buenos ciudadanos, estudiar una carrera y formar una familia”, dijo el soñador. “No sé por qué hay personas que no nos quieren aquí, cuando a la misma vez festejan el “5 de Mayo” y toman margaritas”, agregó.

Los jóvenes dijeron que estarán pendiente a lo que ocurra el 5 de septiembre, pero que sea que se elimine el programa o no, no se irán del país porque ya están sumergidos en la cultura americana.

Leticia Heusties, la coordinadora local de la organización Michigan United, dice que es de mucha importancia que la comunidad ahora se una y apoye a estos jóvenes (los Dreamers).

“Tenemos que hacer todo lo posible para preservar a DACA”, le dijo Huesties a El Informador el jueves, 24 de agosto. “Estamos pasando por una crisis de inmigración muy seria, donde estos jóvenes están sufriendo una incertidumbre de deportación y un futuro sin esperanzas. El gobierno está atacando el poder de los hispanos y quebrantando la fibra de nuestra gente, la familia. Esta es una de las tácticas para mantenernos bajo la opresión y paralizarnos completamente”, agregó.

El presidente, quien recientemente dijo que DACA, el programa que el mandatario Barack Obama comenzó hace cinco años en este mismo mes, es uno de los temas más difíciles que ha enfrentado en su joven presidencia y no ha dado a conocer cómo decidirá en el ultimato.

Juan Paulo Palacios, izq., y Brandon Reyes Parra, de Grand Rapids, recipientes de DACA, quienes asistieron a un entrenamiento en Milwaukee, Wisconsin el pasado fin de semana, que tuvo como meta involucrar más a la juventud en salvar el programa. (Foto: Joel Morales/ El Informador)
Soñadores Juan Paulo Palacios, izq., y Brandon Reyes Parra, der., quienes están esperando con anticipación la llegada del próximo martes, 5 de septiembre, para ver si el presidente eliminará el programa DACA o lo apoyará. (Foto: Joel Morales/ El Informador)

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales