Black Friday un día de consumismo y compras de locura

Editorial por Héctor Loya

ste viernes 29 de noviembre se llevará acabo uno de los eventos esperados por muchos, el Black Friday, es día en el que se inaugura la temporada de compras vacacionales con “significativas” rebajas en muchas tiendas minoristas y grandes almacenes.

Este es un día esperado por muchos para realizar compras a gran escala, desde regalos, ropa, electrónica, línea blanca y un sinfín de artículos que resultan atractivos para el consumidor.

Cabe destacar que muchas personas realizan sus compras con moderación, con medida y analizando si es realmente necesaria la adquisición de, por ejemplo, una pantalla, una consola de audio, de videojuegos, celulares y demás. Este tipo de consumidor analiza y mide sus gastos en relación a sus necesidades y su presupuesto.

Lamentablemente no todos son así, existen personas que como dice el dicho: ‘Nomas gastan por gastar’, y derrochan miles de dólares en artículos que a veces ni necesitan, pantallas en perfecto funcionamiento son reemplazadas por el atractivo precio de una nueva que ofrece en ocasiones las mismas características de la que se está desechando y se compra por el simple hecho de que es más nueva y estaba de oferta. Lo mismo pasa con los celulares, videojuegos, línea blanca y demás, muchas personas suelen cambiar sus celulares porque tiene menos cámaras o su pantalla  es de menor tamaño,  y los desechan sin importar que aun estén en excelentes condiciones.

Vivimos en una sociedad de consumismo desmedido, en la cual muchas veces compramos las cosas sin necesitarlas porque las ofertas son atractivas, y es que los comercios y los anuncios nos enganchan fácilmente con ofertas que no podemos resistir.

Detrás de ese consumismo desmedido esta un aspecto sumamente perjudicial para nuestro ambiente, por una parte, está la gran cantidad de recursos naturales que se tienen que utilizar para crear esos artículos de venta y por el otro lado está la gran cantidad de basura que se genera al desperdiciar los artículos que ya no nos sirven, ninguna de estas dos acciones favorece al ambiente.

Como reflexión nos queda ver al consumismo, como una actividad que no tiene nada de malo siempre y cuando lo hagamos con conciencia y pensando en nuestras necesidades, pero también en las del planeta, espero que disfruten de este día y encuentren ofertas en todo lo que les haga falta.

¡Disfruten el día y recuerden todo con moderación, nada con exceso!

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales