Desempleo por coronavirus golpea los hispanos, que ven el futuro con temor

Washington/Nueva York/Los Ángeles, 4 abr (ELINFORMADORUSA/EFE News).-
a pandemia del coronavirus ha acabado con casi una década de creación continuada de empleo, y en el caso de los hispanos la tasa de desempleo saltó del 4,4 % en febrero al 6% en marzo, de acuerdo a datos del Departamento de Trabajo difundidos este viernes.

Precisamente, la hispana es una de las comunidades más afectadas por las consecuencias económicas de la pandemia, como lo atestiguan algunos latinos entrevistados por Efe, algunos de ellos sin poder cobrar el subsidio por desempleo y quienes se muestran preocupados por los meses futuros.

El mexicano Álex Ayala, que reside en Washington y cuya pequeña empresa de jardinería, carpintería, remodelaciones y pintura emplea a seis personas, dijo que por ahora no se ve muy afectado porque mucho de su trabajo se desarrolla al aire libre, no obstante ya ha tenido algunos aplazamientos.

“Muchos clientes con los que ya tenía hablado algunos trabajos me han dicho ‘Espera a que pase el coronavirus’. Hasta ahorita no he tenido que despedir a nadie, pero si esto sigue uno o dos meses más no podré mantener toda mi gente. Los trabajadores aquí sí andan preocupados”, señaló a Efe.

Ayala, quien al igual que sus empleados no tienen seguro médico, dijo que por ahora se mantienen con trabajos de jardinería porque es la época en que “los clientes remozan sus jardines y las compañías que administran edificios de apartamentos o conjuntos de ‘townhouses’ ponen bonitos sus paisajes”.

Pero pronto, explicó, debe empezar el tiempo en Washington en que muchos pintan y arreglan sus casas para ponerlas en venta durante el verano y cree que ahí puede “ponerse más difícil”, porque teme que los clientes no se sientan cómodos con trabajadores en la casa, y éstos quizás tampoco quieran ir a un espacio cerrado por temor a contagiarse.

ARTICULOS RELACIONADOS   Estados Unidos le reconoce a México los avances en la estrategia migratoria

California, uno de los estados mas golpeados por el coronavirus, también ha visto a muchas empresas cerrar sus puertas y despedir a sus trabajadores, como le ocurrió a la mexicana Socorro Gonzalez, que trabajaba en un restaurante en Los Ángeles que debió bajar sus persianas y despedir a la mujer y sus otros 9 empleados.

“Estoy esperando el desempleo pero aún no me llega el primer cheque. Al menos a mi me va a llegar algo, hay unos compañeros sin papeles que no tienen la misma suerte y para ellos va ser más difícil conseguir trabajo”, reconoció Gonzalez, madre de dos hijos.

El panorama de abril se presenta más desalentador para el sur de California, luego de que Disney, uno de los mayores empleadores en el área de Los Ángeles, anunciará el despido de sus trabajadores no esenciales y la cadena de grandes almacenes Macy’s empiece a despedir a la “mayoría” de sus 130.000 empleados.

“Ni siquiera en limpieza se encuentra trabajo ahora, lo poco que habíamos logrado lo vamos a perder”, dijo frustrada Gonzalez, de 46 años.

Milta Vega Cardona ha engrosado la cifra de 6,64 millones de desempleados en este país por la crisis del coronavirus desde que el pasado 11 de marzo, mientras estaba en Texas, donde iba a dar varios adiestramientos, le comunicaron que éstos habían sido canceladas y se tuvo que volver a Nueva York, epicentro de la COVID-19.

“Eso significó perder entre 4.000 y 6.000 dólares”, dijo a Efe esta mujer de 65 años, que ofrece conferencias y servicios de asesoría por contrato, por lo que no está protegida del beneficio del seguro por desempleo.

ARTICULOS RELACIONADOS   Reducirán tiempo de dos importantes trámites migratorios

La conferencia que tenía prevista luego en Nueva York, todas sobre el desarrollo del racismo, también se canceló.

“Necesito generar por lo menos 3.000 dólares mensuales sólo para los gastos de la casa”, que incluye el alquiler, la electricidad, el cable, entre otros gastos normales de un hogar, comentó a Efe.

Lo peor de perder sus ingresos es que ello significó no poder pagar los 593 dólares que cada tres meses desembolsa por su seguro médico bajo el Medicare, para personas discapacitadas y mayores de 65 años, por lo que en este momento está sin cobertura.

Gracias a la ayuda directa para personas y familias que aprobó el Congreso podrá recibir una compensación económica, eso si logra comunicarse con algún representante del Departamento del Trabajo, donde ha llamado “hasta 280 veces” en un día, según dijo.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales