Hispana es acusada de prostituir mujeres

GRAND RAPIDS, MI (ELINF).- El Departamento de Policía de Grand Rapids recibió el mes pasado una llamada al 9-1-1 de una mujer que le dijo a la operadora que acababa de escapar de una casa ubicada en Griggs Street SE cerca de South Division Avenue, donde había sido retenida contra su voluntad y forzada a prostituirse por otra mujer que le prometió trabajar como ama de llaves.

Aura Marina González-Velásquez, de 36 años, es acusada de tráfico de personas y de mantener una casa de prostitución. La persona que llamó también afirmó que había otra mujer detenida contra su voluntad.

Después de la denuncia, la policía fue a la casa en Griggs e hizo contacto con tres personas, incluida González-Velásquez pero no encontraron a nadie retenido contra su voluntad.

Según muestran los registros judiciales, la víctima indicó que la llevaron de Houston a Grand Rapids y la mantuvieron bajo amenazas de otro individuo, un hombre, para tener citas sexuales por dinero durante el último mes hasta que pudo escapar el 14 de septiembre.

González-Velásquez consintió en un registro de su casa y la policía encontró evidencia de imágenes de mujeres con poca ropa en su teléfono. Por su parte, Jeffrey Bouma oficial de policía de Grand Rapids dijo que esas  fotografías ‘normalmente las verías publicitadas en línea para una actividad de citas sexuales’ ante un juez durante una solicitud de orden.

Además dentro de la vivienda, la policía encontró un área con un colchón tirado en el piso con lociones y otros productos femeninos que la víctima afirmó que se utilizaba para citas sexuales “de forma regular”.

Incluso cuando la investigación de septiembre estaba en marcha, un hombre llamó a la puerta y llevaba consigo una tarjeta de presentación con un número de teléfono que coincidió con numerosas tarjetas que se encontraron en esa dirección durante la búsqueda de consentimiento. “El sujeto había declarado que estaba allí para tratar de tener una cita sexual”, señaló Bouma a la jueza del Tribunal de Distrito de Grand Rapids, Jeanine N. LaVille.

El hombre le dijo a la policía que numerosos trabajadores de la construcción con los que trabaja van a esa casa para poder tener citas sexuales regularmente.

El 16 de septiembre se firmó una orden judicial acusando a González-Velásquez de trata de personas: trabajo forzado que resulta en lesiones  y actividad sexual comercial, dicho delito se castiga con hasta 15 años de prisión y una multa de $ 15,000. Además se le acusa por mantener una casa de prostitución, que se castiga con un mandato de cinco años.

Actualmente, González-Velásquez se encuentra detenida en la Cárcel del Condado de Kent con una fianza de $ 250,000. La hispana tiene programado un examen preliminar para el 21 de octubre en el Tribunal de Distrito de Grand Rapids.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales