De pura sangre

Por Miguel Ángel / El Informador
WYOMING, MI.-
uy buenas, mis queridos amigos del Informador. Esta semana nos lanzamos con una de pura sangre. La triple corona hípica estadounidense es un grupo de carreras que se diputan, anualmente, en hipódromos diferentes. La primera es el Derby de Kentucky, que siempre se celebra en Louisville, el primer sábado de mayo. 14 días después se corre el Preakness Stakes, en Baltimore, Maryland, para que 21 días más tarde, se efectúe el Belmont Stakes, en Elmont, Nueva York. En sus 145 años de existencia, solamente 13 ejemplares han sido capaces de ganarla.

El pasado sábado, en Kentucky, al momento en que los 20 pura sangre se encontraban en el arrancadero, con la pista lodosa, listos para recorrer en aproximadamente 2 minutos, los 2 kilómetros que les separaban de la meta, el gran favorito era Maximum Security, tres añero que, al final, se llevó la carrera de punta a punta.

Sin embargo, mientras iniciaba la celebración, el jinete de Country House, el francés Flavien Prat, quien había llegado segundo, levantaba una protesta considerando que, en la última curva, el vencedor de la justa, al abrirse innecesaria y repentinamente, había provocado interferencia en otros caballos, que a su vez le habían interferido a él, aduciendo que esa era la razón por la cual terminó sacándole cuerpo y medio de ventaja.

Luego de 22 minutos de deliberación analizando el video, en un hecho sin precedentes en el Derby de Kentucky, los comisarios descalificaron a Maximum Security, arrebatándole el triunfo, para decretar ganador a Country House, quien ni siquiera se encontraba entre los favoritos, lo que suscitó un mayúsculo escándalo; toda vez, que las decisiones de estos señores son inapelables.

Solamente en la edición de 1968, Dancer Image había sido descalificado, varios días después; en virtud de que le encontraron, en el análisis de sangre, más sustancias prohibidas que al pelusa.

Para no hacer largo el cuento, el propietario de Maximum Security (el caballo descalificado, quien por cierto iba invicto) ha protestado la decisión y amenaza con que su ejemplar, ya no correrá, en lo que sería una esperada revancha, las otras dos gemas que restan por disputar de la Triple Corona.

Es entonces cuando surgen las preguntas y las reflexiones. Si la interferencia fue tan clara ¿Por qué los Comisarios de la carrera tuvieron que esperar la protesta del jinete francés, antes de actuar de oficio? Igualmente, si fue tan clara ¿Por qué se tardaron 22 minutos en emitir un veredicto?

Se imaginan qué ocurriría si en la Liga Mx los silbantes se tardaran 22 minutos en tomar una decisión con el VAR… ¡Los guisarían en chilpachole! Nos leemos la próxima y recuerden: “Más vale que digan aquí corrió. Que aquí quedó”.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales