HOY HABLAREMOS… “Para serlo, primero hay que parecerlo”

Por: Miguel Ángel/El Informador

Wyoming,MI- SALUDOS informados amigos…  dice un sabio dicho popular: “Para serlo, primero hay que parecerlo”, y en el deporte esta frase se aplica mejor que en cualquier otro lado, y para muestra basta un bultón… digo, un botón.

Esta semana que pasó, me encontraba con control remoto en las manos tratando de aprender a usar la tecnología (tv) y pasando de una aplicación a otra de repente me metí al youtube, aparecieron miles de propuestas y comencé a navegar en el canal, de repente algo llamo mi atención y era nada menos que una pelea de box, entre dos personajes que ni eran, ni son y mucho menos serán eso, boxeadores.

El boxeo es uno de los deportes que requieren más disciplina, entrenamiento y concentración para practicarlo. Por eso, es inaceptable que cualquier comisión u organismo boxístico en el mundo permita una pelea como la que se celebró en Filipinas entre el ilustre Jorge Kahwagi y Ramón Olivas, ambos mexicanos.

Por si no la vieron, aquí se las resumo: iniciado el primer round Kahwagi, después de 10 veces de estirar los brazos (porque eso no fue “tirar golpes”), derribó a Olivas, quien cayó “ful-mi-na-do” a la lona pasados apenas 14 segundos; algo que no veía desde que el mismísimo Mike Tyson en su época amateur noqueo en ocho segundos a Joe Cortez, pero claro ¡era Tyson!

Ni qué decirles cuando el “Toro” Kahwagi vio incorporarse a Olivas y fue por él, ¡hasta con el codo le pego!, desafiando la técnica, la gravedad y la física al “lanzar golpes” sin guardia y menos como mandaría Don Nacho Beristáin o el mismísimo “Cuyo” Hernández. Pero la verdad es que Jorge ya ni la “chifla”, habrían de ver cuando detuvieron el combate (al minuto de iniciado) y resoplaba del esfuerzo como si hubiera sido el 12º round y además miraba compasivo a su rival, que no se reponía de la “tremenda golpiza” recibida.

No les digo que para ser el más temido del ring, primero hay que parecerlo, y de los dos, ninguno daba el “gatazo”.

Creo que es válido que personas cumplan sus sueños o caprichos, pero el boxeo es un deporte muy serio como para hacerlo de vacilada; en México, cuna de grandes campeones del pugilismo, hay cientos de talentos esperando una oportunidad en el boxeo profesional y quienes dignifican todos los días esta disciplina, no se merecen esto. ¡Porque eso si Enchila! Esta pelea sólo fue un KO al deporte, al espectáculo y a la afición.

Nos leemos la próxima semana y recuerden: “Para serlo, primero hay que parecerlo”.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales