HOY HABLAREMOS… GÜEVONI DOS SANTOS

Por Miguel Ángel/El Informador.-

WYOMING, MI.- Saludos queridos amigos de El Informador, hoy hablaremos de…La virtud es un don con el que se nace, y muchos a lo largo de su vida, increíblemente no saben qué hacer con ella e incluso, hasta se convierte en una losa difícil de cargar.

Ese parece ser el caso de Giovani Dos Santos y  Carlitos Vela, quienes nacieron con la virtud para jugar bien al fútbol, pero que luego sorprenden como en el tema de Vela, quién incluso ha llegado a decir que el futbol realmente no le gusta… ¡Charros!

Ahora resulta que Giovani Dos Santos, al parecer sigue el ejemplo de su “beffo” (y casi hermano) Carlos Vela, quién ha pintado de colores cuantas veces ha querido a la Selección Nacional.

¿Qué pasó con Dos Santos esta vez? Miren que decir no, al recibir la invitación de una gran fiesta como la pasada Copa América Centenario bajo el argumento que “no puede participar”.

Lo cierto es que se dice de todo, desde que la MLS le prohibió jugar el torneo, pasando porque su negativa es por no haber sido convocado anteriormente, la amenaza de su equipo en sancionarlo si va al torneo por tener contrato como Jugador Franquicia, hasta llegar a lo que muchos nos imaginamos después de una carrera en Europa y llegar con 26 años al Galaxy de Los Ángeles de la MLS, Dos Santos se convirtió en Güevoni Dos Santos al llegar a una liga persiguiendo dólares y buscando la comodidad de jugar seis meses y ¡descansar otros seis meses!

No hay otra explicación para un jugador que gana 4 millones de dólares netos, en un contrato válido por 4 años y medio y estar entre los 10 jugadores franquicia (mejores pagados de esa liga).

Ojalá algún día se conozca la verdad, porque parece que de aquel jugador de la final histórica en Perú 2005 que se convirtió en Campeón del Mundo Sub-17 y que estaba llamado a ser una figura del futbol mundial, solo nos queda el recuerdo.

Tanto Dos Santos como Vela, después de la hazaña mundialista encontraron su zona de confort y lo que es peor, perdieron la ilusión y el hambre de triunfo que alguna vez tuvieron.

Parecería que la filosofía de ambos ahora les dicta: No hay necesidad de nadar contra corriente en un río…cuando se puede nadar tranquilamente en una piscina.

Veremos si con todo y su buen talento no habrá otras convocatorias para Dos Santos, o chance y como ya ha pasado, los directivos irán a rogarle que regrese. Recordemos que “el honor y orgullo de ser seleccionado mexicano no se cambia por nada”, bueno, eso creo yo.

¿Y ustedes, también creen que “no pudo participar” en la Copa América Centenario por “Güevoni”?

Nos leemos la próxima semana, recuerden: “uno no es lo que tiene sino lo que uno hace con lo que tiene”.

 

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales