Señor gol de Hugol

Por Miguel Ángel/El Informador
WYOMING, MI.-

ALUDOS INFORMADOS amigos… ese remate acrobático se le vio por primera vez a su padre y se prometió hacerlo algún día, no era nada fácil, había que practicarlo muchas veces, cientos de veces en los entrenamientos, para llegado el momento realizarlo en un partido oficial y no sólo lo hizo una vez, lo hizo muchas veces; pero como siempre, el destino tiene una cita especial y esa cita fue el 10 de abril de 1988, cuando nos deleitamos con uno de los más bellos goles de toda la historia del fútbol.

Y es que ya hace algunos años atrás, Hugo Sánchez jugaba para el Real Madrid, estando hecho un equipo de ensueño. Corría la temporada 1988-1989 y el equipo madrileño se proclamaba campeón por cuarta temporada consecutiva (tercera bajo la dirección técnica de Leo Beenhaker), además, consiguió el cuarto doblete de su historia, al ganar también la Copa del Rey. Justo en ese torneo en el Santiago Bernabéu, los merengues recibieron al Logroñés, a los diez minutos de juego, Martín Vázquez recibió el balón por la banda izquierda, entre dos oponentes que llegaron a la marca y aun así decidió mandar el centro cuando vio a Hugo desmarcarse, la verdad de las cosas, es que el centro quedo atrasado y muy alto, pero fue ahí donde surgió la magia de un centro delantero con muchos recursos para hacer goles.

Hugo, vio que el balón venía hacia atrás de él y preparó el cuerpo y la distancia para dar dos pasos hacia atrás, preparar su pierna izquierda y dibujar una estela blanca llena de plasticidad y espectacularidad para rematar el balón de espaldas al marco mediante una “chilena”, elevándose a más de dos metros de altura, para hacer un gol histórico que entró por el ángulo superior derecho de la portería del Logroñés, un gol de otra galaxia con una jugada que después se conoció en España como la “Huguina”, porque antes de ese gol, se le decía “tijereta”. Hugo Sánchez acababa de hacer uno de los mejores goles de “chilena” en la historia del fútbol y lo hizo “en su casa y con su gente”.

Después del gol y de realizar su pirueta con la que festejaba cada anotación, se acercaron Emilio “El Buitre” Butragueño con su número 7 y Miguel González “Michel” con su 8 en la espalda, para felicitar al 9 del Madrid, que acababa de anotar un gol que lo inmortalizaría. En ese momento, el Bernabéu coreaba al unísono: “Hugo, Hugo, Hugo…”, en una ovación de tres minutos en donde aparecieron los pañuelos blancos agitados por los aficionados como símbolo y reconocimiento de agrado a la genialidad de Hugo en el campo. Ah, por cierto, ese día el resultado 2-0 a favor del Madrid fue lo de menos. Como recuerdo a ese majestuoso gol, Hugo Sánchez mandó a realizar una estatua que tiene en su penthouse de Cancún, la cual se puede apreciar desde la avenida cercana al inmueble, hizo lo mismo en Boca del Río, Veracruz; quedando como anécdota y para no variar, la delincuencia también quiso tener una parte de ese momento inolvidable y un día apareció sin balón, no se sabe si el mensaje era que el balón ya estaba dentro de la portería o porque los ladrones quisieron un “recuerdito”.

Hugo Sánchez, es y será un triunfador en el deporte, sus logros y sus números como jugador y director técnico son irrefutables, no cualquiera es “pentapichichi” en España, ni bicampeón en torneos cortos en nuestro país. Nació marcado por el gol, su nombre lo trae integrado (HUGOL) y el que considera el mejor gol de su vida, se lo hizo al Logroñes (que si lo leemos al revés dice SEÑOR GOL). El SEÑOR GOL DE HUGOL quedará para siempre en nuestra memoria y es un recuerdo para enchinar la piel de los fanáticos del Real Madrid, de los aficionados mexicanos y del mundo entero, porque esa tarde vimos un gol que se convirtió en arte, por eso está catalogado como uno de los 10 más bellos de toda la historia del fútbol y que consagró aún más a Hugo Sánchez.

Nos leemos la próxima y recuerden: “el que persevera alcanza”.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales