Tiroteos: Los amos de las calles y el temor de las ciudades

Opinión Casa Editorial El Informador

rand Rapids, Kalamazoo, Muskegon, Kentwood y demás ciudades del oeste de Michigan viven día a día una situación preocupante y a la vez alarmante. Se trata de los tiroteos y las muertes que esto ocasiona.

Es realmente increíble y sorprendente como las noticias no hablan de otra cosa y como gente muere día a día a causa de que alguien sencillamente saque su arma y sin tentarse el corazón dispare a diestra y siniestra para matar al que se cruce en su camino. Lo peor de todo es que no se respeta a personas, autos, casas y demás ahora todo mundo dispara nomas por disparar.

La situación se ha tornado muy desagradable para las personas que quieren vivir en paz, porque ahora viven inmersos en el temor y la preocupación de que les vaya a tocar un disparo en algún fuego cruzado.

El disgusto es muy grande y a la vez entendible ya que los vecinos que han sido testigos de los tiroteos comentan que ya no pueden tener paz y tranquilidad, que sienten miedo nomas de pensar que algún día les toque un disparo que entre por su casa, cuando estacionan su auto, cuando salen o entran de su casa, cuando salen para pasear, y demás, afirman que el miedo y la inseguridad no deben controlar su vida.

¿Entonces y las autoridades que? Esta es una pregunta a la que muchos nos gustaría tener respuesta, los departamentos de policía son los mismos que se jactan de tener ciudades seguras, pero esto no es cierto como va a ser segura una ciudad que se encuentra plagada de armas, de trafico de drogas, negocios ilícitos y lo peor asesinatos por todas partes, me disculparan, pero para nada esto es un concepto de seguridad.

A toda le gente le gusta vivir seguros y la seguridad no va a depender de hacer justicia de la propia mano, sino que nuestras autoridades deben ofrecerla, es deber de los policías velar por la seguridad de todos y cada uno de sus habitantes, sobre todo creando acciones efectivas que combatan el uso ilegal de armas, así como el trafico de estas y de drogas.

La sociedad también debe poner su granito de arena y educar en valores porque ya nadie siente pena y temor por matar, de igual manera poco a poco iremos perdiendo la capacidad de asombro y el escuchar de tantos homicidios al final de cuentas se nos hará algo cotidiano, si esto se pierde la sociedad perderá completamente sus valores.

Es momento de que se haga algo, autoridades apoyen a la ciudadanía, desarmen a la población, busquen a los criminales y pónganlos tras las rejas, creen programas de prevención y creen proyectos de valores hacia la vida.

Si esto se logra podremos hacer de las ciudades del oeste de Michigan lugares seguros y tranquilos para sus habitantes, y sobre todo recuperar la tranquilidad que se esta perdiendo a causa de la violencia.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales