Los comentarios malos y buenos son mi alimento

Editorial por Luis Molina

n los más de ocho años que llevo de haber creado el periódico El Informador he aprendido una infinidad de cosas, he conocido gente de lo más linda en el mundo, he construido relaciones tan fuertes como el acero, que yo sé que si les llamo en este instante estarán disponibles las 24 horas para tenderme una mano y créanmelo eso ha sido una de las cosas más valiosas que he logrado.

Si tuvieran que numerar las cosas buenas y malas les podría decir que las cosas buenas cubren las malas a un grado que ni siquiera les puedo dar una cifra de las cosas malas por que las buenas las superan con creces.

La semana pasada uno de mis mejores clientes, de quien no revelaré su nombre, me hizo una pregunta que me inspiró a escribir esta columna ¿cómo soportas muchas veces los comentarios groseros y vulgares de algunas personas en la página de Facebook de El Informador?, mi respuesta fue, “me alegra que me lo preguntes”.

La realidad es que en este trabajo uno no es monedita de oro para caerle bien a todos, y hasta cierto punto este trabajo seria aburrido para mi si fueran puras cosas buenas.

Cuando yo miro una publicación donde nuestros seguidores, porque todos los que comentan de una manera u otra son seguidores, eso me llena de emoción, ES COMO MI ALIMENTO, he ahí el título de esta columna.

Cuando miro los comentarios de todas las personas, que en realidad la mayoría de veces son más los buenos que lo malos, en las publicaciones, artículos o reportajes no siempre son del agrado de todos y es ahí donde se generan de todo tipo de comentarios.

Muchas veces una publicación se llena de odio, coraje, maldiciones y hasta amenazas con comentarios de los seguidores y como medio de comunicación solo nos queda decirles que cuando escribimos algo no es nada personal sino más que puro trabajo. 

Siendo realistas quiero contarles algo, cuando miro una publicación que está generando miles de comentarios buenos y malos y muchas veces más malos que buenos es una sensación difícil de describir, pero si les puedo decir que nos llena de alegría y emoción el poder ver como nuestros seguidores pueden expresar sus sentimientos mas profundos en nuestras plataformas digitales.

No me queda más que agradecerles a todos ya sea por sus buenos o malos comentarios, recuerden todos los comentarios son como mi alimento. Reciban un cordial saludo de mi parte.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales