EL FÚTBOL HOY EN DÍA

Por Miguel Ángel/ EL INFORMADOR

WYOMING, MI.- Muy buenas mis queridos amigos de El Informador. El pasado fin de semana estaba en un par de juegos aquí en la ciudad de Grand Rapids, y me di cuenta de algo, y es que, es verdad que hoy el fútbol está cambiando.

La invasión de las televisiones, las operaciones de marketing y los miles y miles de millones que han llegado a las arcas de los clubes han hecho que todo se haya revolucionado. Ahora, el que tenía mucho dinero, es todavía más rico y el que era pobre es más pobre. Los socios han pasado a ser clientes y el fútbol a ser un negocio, que siempre lo ha sido, solo que ahora es más lucrativo y más jugoso.

Los niños han variado sus preferencias. Antes todos querían ser delanteros o porteros ahora no es así ya que todos quieren ser medias-puntas. Fundamentalmente porque son los que más salen en los diarios y en las televisiones o porque son los que más camisetas venden y más dinero ganan.

El sueño de muchos niños es ser igual que Cristiano Ronaldo, Leonel Messi, Neymar y demás, los niños los ven como unos dioses.

Y, ¿qué dicen de la ropa que visten? o ¿los zapatos que usan para jugar?. Estos zapatos les cuestan mucho trabajo a sus padres y sin embargo, todos los niños las lucen porque es una obligación el llevarlas ya que los demás niños también las llevan.

Si vas por algún campo y te encuentras un partido de fútbol de niños veras que la mayoría por no decir todos llevan camisetas o zapatos de algún jugador famoso.

¿Estamos a tiempo de parar la situación que viven los niños de hoy en día? Desde los primeros días hay que mentalizarles de que el fútbol no es solo riqueza y fama. La educación que deben recibir se debe basar en aspectos como la convivencia o el compañerismo, es decir, enseñarles a tener unos valores esenciales y básicos, para combatir todo tipo de situaciones, en especial, la vida.

Y que al final de una carrera futbolística lo que queda es la persona, las actuaciones con los compañeros, con los medios de comunicación o con el público y eso deben estar por encima de sus goles o los títulos ganados.

Si entre todos logramos que los niños de entre 5 y 12 años valoren todo esto, tendremos tiempo para corregirles estos errores futbolísticos.

Nos leemos la siguiente semana y recuerden: “Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales