Inicio INMIGRACION Denver se acerca a un punto de quiebre por aumento de migrantes...

Denver se acerca a un punto de quiebre por aumento de migrantes en medio de las bajas temperaturas

245
0

Estas son las imágenes de una ciudad desbordada por la cantidad de migrantes: un niño de preescolar durmiendo bajo un puente durante un mes, multitudes haciendo fila cada noche para conseguir comida y refugio, y el alcalde pidiendo ayuda. Y cuando esa ciudad es Denver en invierno, y las temperaturas de noche descienden por debajo de los – 17 °C, los problemas amenazan la vida.


«Nuestra ciudad está pasando verdaderos apuros», declaró el alcalde Mike Johnston a CNN tras visitar a unas familias en un campamento improvisado, un signo de la emergencia que se está desencadenando por la llegada masiva de personas de fuera de la ciudad.

«Se trata tanto de una crisis humanitaria para las personas que están llegando como de una crisis fiscal para las ciudades que las atienden. Esas dos crisis están llegando a un punto crítico ahora mismo».

Pocas o ninguna de las miles de personas que han llegado a Denver tenían previsto que la capital de Colorado fuera su destino tras varios meses de viaje huyendo de la persecución o las privaciones en busca de seguridad y una oportunidad para alcanzar el «sueño americano».

Pero cuando el gobernador de Texas, Greg Abbott, decidió ofrecer viajes gratuitos en autobús para sacar a los solicitantes de asilo de su estado, las opciones que se les dieron fueron generalmente Nueva York, Chicago o Denver, dijeron los migrantes. Cada una de esas tres ciudades tiene un alcalde demócrata y Abbott se ha dirigido a ellas como parte de su objetivo declarado de que «el resto de Estados Unidos (entienda) lo que está pasando». Los migrantes dijeron a CNN que habían oído que Nueva York estaba demasiado llena, creían que Chicago sería demasiado fría y por eso eligieron Denver.

ARTICULOS RELACIONADOS   Senado de Colorado rechaza expandir programa de licencias para indocumentados

Los alcaldes de Nueva York, Chicago y Denver han hecho llamamientos conjuntos para que las llegadas de inmigrantes se traten como un problema nacional con una solución nacional. Han pedido un sistema de entrada coordinado, pero el portavoz de Abbott dijo a CNN en diciembre que la única solución era que el Gobierno del presidente Joe Biden «asegurara la frontera».

Texas ha enviado a 15.700 personas a Denver desde mayo. Inicialmente, muchos eran venezolanos solicitantes de asilo que tenían el «Estatus de Protección Temporal» o TPS, por sus siglas en inglés, en virtud de un programa federal que permite a las personas de algunos países afectados por crisis vivir y trabajar legalmente en Estados Unidos durante un periodo de tiempo. La ciudad pudo ayudar a los inmigrantes a ponerse en pie y pronto fueron miembros autosuficientes de la comunidad, dijo Johnston.

El gobierno de Biden amplió el programa de TPS en septiembre tras las peticiones de intervención de la ciudad de Nueva York, pero aún solo se aplica a los venezolanos que llegaron a Estados Unidos antes del 1 de agosto, y la mayoría de los recién llegados a Denver no cumplen los requisitos. El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, no ha indicado si planea nuevas ampliaciones.

Adriana, que no dio su apellido, dijo que huyó de la grave situación económica de Venezuela con su marido y su hijo pequeño. Tomaron la ruta terrestre a través del traicionero paso del Darién, recorriendo miles de kilómetros por Centroamérica y luego México hasta llegar a la frontera con Estados Unidos.

Una vez que llegaron a Denver en autobús, se encontraron con otros venezolanos en un campamento bajo un puente al norte del centro de la ciudad, cerca de donde la I-70 cruza la I-25, en una zona llena de edificios industriales ocupados junto a las vías del tren de carga. En una cocina improvisada, los inmigrantes se prepararon comida regalada, compartieron historias y se convirtieron en una pequeña comunidad.

ARTICULOS RELACIONADOS   ¿Qué hacer si es detenido por Inmigración?

Una tienda de campaña donada fue el primer hogar estadounidense para John David, el hijo de 4 años de Adriana. La familia permaneció allí durante un mes, pero el clima pronto enfermó al niño en edad preescolar.

«El frío ha sido duro», nos dijo Adriana a principios de este mes, un día en que un aullante viento invernal ahogaba el ruido de las carreteras interestatales. «Es horrible, mi hijo sufre de asma y ha estado enfermo con tos. Le he estado tratando con un medicamento que me dieron».

Artículo anteriorNueva Ley entra en vigor en Michigan este mes de febrero, conócela 
Artículo siguienteSara Ocampo Rolon Insurance: «Nuevas oficinas, mismo Servicio de Calidad»