Inicio OPINION EDITORIALES Vivimos en la era del emprendimiento

Vivimos en la era del emprendimiento

206
0

Opinión por Héctor Loya

Vivimos en un mundo global, tecnológico e interconectado, en este escenario la complejidad y la volatilidad son insuficientes para entender lo que está pasando. Debemos empezar a aceptar que debemos poner en valor la flexibilidad, la transparencia, la intuición, la creatividad y el trabajo colaborativo, entre otras habilidades.

Nos encontramos ante un cambio real de paradigma. Para enfrentarnos a los nuevos retos que este nuevo paradigma plantea no podemos aplicar los esquemas de pensamiento antiguos, no los podemos resolver con las antiguas recetas, sino que necesitamos enfrentarnos a ellos con una nueva mirada, con grandes dosis de creatividad que nos permita la disrupción necesaria.

Es por ello que necesitamos más que nunca de mentes visionarias, de mentes creativas que orienten su creatividad a la acción y a la disrupción para explorar nuevas soluciones. Es por ello que estamos entrando en la era del emprendimiento.

El emprendimiento es una actitud ante la vida, es una forma de vivir. Los emprendedores miran el mundo de una manera diferente y por ello ven cosas distintas, cosas que la mayoría de las personas no son capaces de ver.

La actitud emprendedora va más allá del mundo de la empresa y podemos desarrollar una actitud emprendedora en todas las facetas de nuestras vidas: en la asociación a la que pertenecemos, en lo social, en nuestro equipo deportivo, en las escuelas, en la familia, en el grupo de amigos, etc.

Si nos formamos en un entorno emprendedor, probablemente tendremos más posibilidades de serlo, aunque cualquiera de nosotros puede decidir ser emprendedor, no importa el origen ni dónde nacemos.

ARTICULOS RELACIONADOS   Estados Unidos al frente de una nueva guerra fría, ¿cómo pretende ganarla?

Tal como hemos comentado antes, el concepto de emprendimiento es mucho más amplio y sobrepasa el ámbito empresarial. La calidad de nuestra sociedad y la competitividad de nuestra economía depende, en gran medida, de la calidad de nuestros emprendedores. No será la única causa, pero tendrá un efecto muy importante en el bienestar y el progreso.