¡Los trabajadores agrícolas que mantienen las tiendas de abarrotes abastecidas tienen un alto riesgo de contraer coronavirus!

Los trabajadores agrícolas cosechan calabacín en Sam Accursio & Son’s Farm en Florida City, Florida. (Foto: Joe Raedle / Getty Images)

Por Maria Perez y Rubén Martínez

Mientras recogía fresas en Florida las últimas semanas, la trabajadora migrante Angélica Martínez a menudo se agachó a solo 3 pies de distancia de sus compañeros de trabajo, arrastrando los pies por las estrechas hileras de plantas.

Esa es la mitad de la distancia mínima que los expertos dicen que las personas deben evitar entre sí para evitar contraer o transmitir el coronavirus.

Pero en la granja, dijo Martínez, el virus que afecta a la nación no provocó mejoras en la protección básica de los trabajadores. Nadie los entrenó para combatir la propagación del virus, dijo, y su empleador nunca ofreció seguro médico ni pagó licencia por enfermedad.

Martínez, quien viajó a Wisconsin los últimos tres veranos para recoger pepinos, comentó que no cree que las condiciones mejoren pronto para muchos trabajadores agrícolas.

“Lamentablemente, tenemos que estar cerca de nuestros compañeros de trabajo”, dijo. “No creo que podamos hacer mucho. La única forma sería no ir a trabajar”.

Los trabajadores agrícolas son una parte crucial de la cadena de producción de alimentos que mantiene las tiendas de abarrotes abastecidas en medio de la crisis de COVID-19. Muchos también son especialmente vulnerables a la enfermedad.

“Viven en viviendas llenas de gente, viven con un salario limitado y no pueden tomarse un tiempo libre para ver a un médico, y no pueden pagarle a un médico debido a su salario limitado”, dijo Monica Schoch-Spana, investigadora principal de Centro Johns Hopkins para la Seguridad de la Salud.

Sergio Martínez, un supervisor de la tripulación de cosecha, dijo que la pandemia de coronavirus los ha obligado a tirar los cultivos porque la demanda de productos de tiendas y restaurantes ha disminuido. A los trabajadores agrícolas les preocupa que si los restaurantes permanecen cerrados y continúan los cambios en los hábitos de las personas en los supermercados, se quedarán sin trabajo.

Para empeorar las cosas: al menos la mitad de los trabajadores agrícolas del país son indocumentados y generalmente no tienen acceso a Medicaid. También podrían tener miedo de ir a clínicas por temor a ser denunciados a las autoridades de inmigración.

Para los trabajadores traídos a los EE. UU. desde México con visas temporales, los riesgos también aumentan: muchos viajan en autobuses abarrotados y viven en lugares cerrados.

Evy Peña, portavoz del Centro de los Derechos del Migrante, una organización sin fines de lucro que aboga por los trabajadores extranjeros invitados, dijo que muchos de estos trabajadores pagan tarifas de reclutamiento ilegales para conseguir empleos en los EE. UU., por lo que ya están endeudados cuando vienen a trabajar y pueden ser más reacios  a quejarse.

ARTICULOS RELACIONADOS   Despiden a enfermera por comentario en redes sociales contra mexicanos

Estados Unidos emitió más de 200,000 visas para trabajadores agrícolas invitados en 2019; Wisconsin recibió alrededor de 4,500 trabajadores migrantes domésticos y 1,500 trabajadores invitados en 2018.

Los grupos de defensa piden medidas para proteger a un grupo que a menudo está fuera de la vista. Los defensores dicen que aunque algunos agricultores están tomando medidas para proteger a los trabajadores, muchos de ellos no lo están, y sin reglas más fuertes que las directrices, muchos empleados seguirán en riesgo.

Los reguladores federales han publicado pautas de seguridad laboral para empleadores, como granjas, que han permanecido abiertas durante la pandemia. Algunas autoridades locales y estatales han emitido directrices adaptadas al trabajo agrícola.

En Wisconsin, un portavoz del Departamento de Desarrollo de la Fuerza Laboral dijo que alertó a los empleadores de los trabajadores migrantes de que deben cumplir con las pautas de seguridad federal y estatal. La alerta dice que los empleadores deben seguir las pautas de distanciamiento social al proporcionar transporte a los trabajadores migrantes o enfrentar posibles sanciones.

Los grupos que representan a los agricultores dicen que la salud de los trabajadores sigue siendo una prioridad y que algunos comparten pautas de seguridad con los miembros.

Pero Erik Nicholson, vicepresidente nacional de United Farm Workers, dijo que, en medio de una pandemia, las pautas son solo un paso más que inútiles.

Señaló  que su grupo recibió cientos de quejas de los trabajadores agrícolas de que los empleadores no están brindando capacitación COVID-19, implementando distanciamiento social u ofreciendo suministros de limpieza adecuados.

“Como resultado, estos trabajadores, sus familias y sus comunidades están en riesgo”, indicó.

Peña dijo que los trabajadores extranjeros invitados corren el riesgo de estar expuestos al virus a lo largo de sus viajes, ya que a menudo viajan en autobuses repletos, la mayoría procedentes de México. La mayoría de ellos comienzan a llegar en la primavera en Wisconsin. Pero algunos de ellos ya están trabajando en viveros, granjas de pinos u otras granjas.

Eso incluye un grupo de 16 trabajadores invitados mexicanos que actualmente trabajan en una guardería y una granja de pinos en el estado. Uno de los trabajadores, que declinó ser identificado por temor a represalias por parte de su empleador, dijo que hasta hace poco, nueve de ellos compartían una casa, con cuatro que dormían en la misma habitación. Otros siete vivían en una casa diferente dividida en dos habitaciones.

ARTICULOS RELACIONADOS   Abogadas descubren inconsistencias en el caso del hispano denunciado con ICE

Hace unos días, dijo, estaban dispersos y ahora duermen cada uno en su propia habitación, hasta seis compartiendo una casa con baños y cocinas comunes. Pero dijo que los trabajadores aún son transportados a sus trabajos en dos grupos de nueve y siete.

Los trabajadores agrícolas se preparan para cosechar la calabaza en Sam Accursio & Son’s Farm en Florida City, Florida. (Foto: Joe Raedle / Getty Images)

Según el trabajador, cuando uno de sus compañeros de trabajo en el grupo tuvo síntomas similares a la gripe en marzo, lo llevaron a una clínica, pero el personal le dijo que esperara en el estacionamiento. Un empleado médico lo llamó por teléfono y le preguntó sobre sus síntomas. Le dijeron por teléfono que tomara algunos medicamentos recetados y que volviera a llamar si empeoraba.

Se recuperó después de unos días, por lo que no recibió ningún pago, según un compañero de trabajo diferente.

Maria Hennen, gerente de programa de Legal Action of Wisconsin, dijo que los trabajadores agrícolas migrantes en Wisconsin podrían infectarse y no saber cómo obtener atención médica, no tener seguro médico y no tener el dinero o el apoyo de la comunidad para cubrir las necesidades básicas.

También dijo que los granjeros no deberían enviar a los trabajadores enfermos a sus hogares. “Un trabajador infectado con COVID -19 en Wisconsin no debería traer el virus a sus comunidades de origen”, enfatizó.

El Departamento de Salud y Servicios Humanos de Carolina del Norte ha emitido una guía que incluye recomendaciones para alojar a los trabajadores enfermos en diferentes habitaciones o separar a los empleados expuestos en el trabajo, incluso si no muestran síntomas.

Los trabajadores pueden ser reacios a faltar al trabajo, incluso si están enfermos, por temor a perder sus trabajos o que no se les pague, dicen los defensores. El Congreso aprobó una ley que generalmente requiere que los empleadores con menos de 500 trabajadores proporcionen licencias pagas por enfermedad y familia a los empleados si se ven afectados por el coronavirus. Pero los defensores y los inmigrantes dicen que muchos trabajadores pueden no escucharlo o pensar que no se aplica a ellos porque son indocumentados.

La esposa de una empacador de cebollas en Wisconsin dijo que teme que su familia, incluida su hija de 4 años, pueda tener con coronavirus.

“Estoy un poco alarmada porque mi niña no tiene atención médica ni mi esposo”, dijo la mujer, que solo se identificaba por su apellido, Torres.

Ella explicó que todos están indocumentados y que su hijo nació con pulmones más débiles cuando dio a luz prematuramente. Torres también dijo que tiene seis meses de embarazo.

ARTICULOS RELACIONADOS   Hallan a inmigrante escondido dentro del asiento de un auto en la frontera
Una vista aérea de drones muestra a los trabajadores agrícolas mientras llenan los contenedores en la parte trasera de un camión con calabacín mientras cosechan en Sam Accursio & Son’s Farm en Florida City, Florida. (Foto: Joe Raedle / Getty Images)

Su esposo trabaja junto a otros, entre 8 y 12 pulgadas de distancia. La compañía, comentó, no los ha distanciado ni ha brindado capacitación COVID-19. “Da miedo”, dijo.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas ha anunciado que durante la crisis de COVID-19, no arrestará a los inmigrantes en los centros de salud. “Las personas no deben evitar buscar atención médica porque temen la aplicación de la ley de inmigración civil”, afirma ICE en su sitio web.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU. también ha anunciado que no penalizará a los inmigrantes por hacerse la prueba o recibir tratamiento para COVID-19 cuando soliciten tarjetas verdes o visas en el futuro, incluso si su atención es pagada por programas de beneficios públicos como Medicaid.

La cobertura de Wisconsin del tratamiento COVID-19 para inmigrantes indocumentados es un paso positivo, dijo Tanya Broder, del proyecto de Ley Nacional de Inmigración. Pero dijo que debe haber una estrategia nacional para asegurarse de que las pruebas y los tratamientos estén disponibles, sean asequibles y seguros de usar para todos, independientemente del estado de inmigración.

Si contraen el virus, los trabajadores agrícolas, que son abrumadoramente hispanos, pueden estar en mayor riesgo que otros de desarrollar complicaciones graves. La investigación ha demostrado que las minorías tienen un mayor riesgo de sufrir complicaciones, ser hospitalizadas y morir de gripe.

La semana pasada, 75 organizaciones de derechos de los trabajadores enviaron una carta a los líderes del Congreso pidiendo políticas para proteger a los trabajadores agrícolas, incluido el acceso igualitario al seguro de desempleo, licencia por enfermedad remunerada y acceso gratuito a las pruebas y tratamientos COVID-19, independientemente del estado de inmigración.

Peña, con el Centro de los Derechos del Migrante, dijo que todavía tiene noticias de trabajadores agrícolas que dijeron que las condiciones no han mejorado desde la pandemia.

“Necesitamos protecciones para los trabajadores”, recalcó, “porque de lo contrario, los trabajadores van a caer por las grietas”, finalizó.

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Comenta en Nuestras Redes Sociales