Inicio LOCALES Opiniones varían sobre «Horario de Verano»

Opiniones varían sobre «Horario de Verano»

190
0

Por Joel Morales/OESTE DE MICHIGAN 

En aproximadamente dos semanas, el domingo 10 de marzo a las 2 de la madrugada, se adelantarán los relojes una hora para comenzar el periodo de tiempo conocido como «Horario de Verano» (Daylight Saving Time en inglés), lo que durará hasta el 3 de noviembre.


El tema, que primero fue introducido en el año 1918 y luego revisado en el 1975, ha sido de mucha controversia desde entonces con algunas entidades y organizaciones señalando cómo el cambio y el perder una hora de sueño afecta la salud.  

 
Existe evidencia que la pérdida de una hora altera la rutina diaria del sueño y desequilibra los ritmos circadianos.  También, puede afectar el nivel de alerta en la persona, aumentar la propensión a enfermedades o accidentes, trastornos del estado de ánimo y ocasionar síntomas de insomnio entre otros.


El Informador habló con unos residentes del área durante la semana, para preguntarles sobre su posición en cuanto al cambio de hora y para averiguar si estaban a favor, en contra o si no tenían una opinión al respecto.

ARTICULOS RELACIONADOS   Arrestan a 6 protestantes pro-vida en Grand Rapids


«El horario de verano si me gusta pero el horario de invierno no, porque hay veces en que uno no puede hacer actividades.  En el verano oscurece ya muy tarde y allí es donde se aprovecha para hacer más actividades», dijo Lisbeth Méndez, de 27 años de edad, residente de Wyoming y oriunda de Quetzaltenango, Guatemala.  «Para mi, el horario de verano es algo positivo.  Es cuando hay más luz y da la oportunidad a la hora de salir del trabajo para aprovechar e ir con la familia, ya sea al parque, lago o a donde sea porque oscurece más tarde», agregó.


De su parte, David Ojeda, residente de la ciudad de Wayland y originario de Yuriria, Guanajuato, México, dijo que el adelanto de la hora no le afectará y que no perderá nada.
«Para mi es igual porque trabajo en un rancho y por salario, donde puedo meter más horas o puedo meter menos.  Lo que pasa es que aprovecho el tiempo en la tarde para pasar más tiempo con mi familia», dijo el hombre mexicano.


Ana Martín, de 39 años, de Grand Rapids y oriunda de Huehuetenango, Guatemala, resaltó que lo negativo para ella es que va a tener que levantarse más temprano, perder más tiempo para descansar y que tendrá que trabajar más, pero también dijo que le ve un lado positivo.
«Voy a tener más tiempo para estar con mi familia porque el día va a ser largo», dijo Martín.  «Vamos a poder salir juntos como familia, ya sea al parque o para pasear», agregó.


Por otro lado, Salvador Orozco, de Wyoming y originario del Distrito Federal, México, a quien encontramos frente su puesto de comida «Tacos de Canasta» por la avenida S. Divsion, dijo que le gusta el cambio.


«No pierdo, gano porque se oscurece más tarde.  La ventaja para mí es que tengo más tiempo para vender y atender a la clientela», dijo el comerciante.  «Aquí los esperamos para que prueben los tacos, estilo México», agregó.


Y, Andy Holwerda, de 40 años, de Wyoming, oriunda de la India, manifestó que el cambio del horario si la va a afectar porque se tendrá que acostar más temprano ya que sale a trabajar a las 6:40 de la mañana.


«Voy a tener menos tiempo para hacer los quehaceres de la casa, voy a tener que trabajar más tarde y me voy a cansar más», dijo Holwerda.  


Según la Fundación de Sueño, las personas se pueden ir preparando para el adelanto de la hora, ajustando su horario de dormir gradualmente una semana antes del cambio y acostándose unos 15 a 20 minutos antes de lo acostumbrado, como también modificar los horarios de la comida y el ejercicio, esto para aclimatarse al nuevo tiempo y «Horario de Verano».


Pie de Foto: El histórico «Clock Tower» (Torre del Reloj), ubicado en la esquina de avenida Ottawa NW y la calle Lyon NW en Grand Rapids y sitio antiguo de las oficinas principales de la Ciudad de Grand Rapids, marca la «2:00», hora que se adelantarán los relojes este domingo 10 de marzo.  (Foto: Joel Morales para El Informador)