Inicio OPINION EDITORIALES Paciencia una cualidad indispensable y que se está perdiendo cada día más.

Paciencia una cualidad indispensable y que se está perdiendo cada día más.

125
0

Editorial Por Luis Molina

A tan solo horas del cierre de esta edición me encontraba arriba de un avión y por más de treinta minutos el piloto estuvo parado en la autopista sin poder despegar y volar, el no podía hacerlo sino hasta que recibiera la orden de la torre de control de aviación para hacerlo.

Mi esposa sentada a mi lado me dice ¿por qué tarda tanto, ya tenemos mucho esperando? Si, la realidad es que en todo momento necesitamos la paciencia y como mencioné cada vez es más difícil ver personas que sean pacientes, aclarando si una persona es paciente es mi esposa.

Tristemente la mayoría de las personas hoy en día se les observa cómo es que son impacientes y eso lo vemos en los supermercados, en las calles al manejar y muchos otros lados.



Esto representa un gran peligro ya que antes se creía que solo en países en desarrollo como por ejemplo en México no se le podía tocar la bocina de nuestro vehículo por qué la otra persona se bajaba de su auto y te agarraba a golpes o te sacaba un arma.

En Estados Unidos vemos que cada día son más las muertes tras el volante, muchas veces por eso mismo o simplemente por otro conductor que quiere pasarte , por qué estás en la luz y te demoras un segundo en arrancar o el más mínimo detalle puede hacer que la otra persona pierda la paciencia o más bien no la tenga, y esto hace que las cosas tomen un rumbo no deseado donde muchas veces todo termina en una tragedia y hasta se pierde la vida.

La paciencia es indispensable para poder tener buenas relaciones hoy en día y es difícil ser pacientes en especial cuando tratamos con personas que no lo son.

Pero recordemos que para un pleito se necesitan dos y lo mejor de todo muchas veces es ignorar a  dicha personas, así que la próxima vez que se vea tentado actuar con poca paciencia retírese por que un pleito uno siempre sabe cómo va comenzar pero nunca sabe cómo va terminar.