Acusado de muerte de Giovanni Mejías procede a juicio

“Padre biológico estuvo ausente en la audiencia de corte”

Por Joel Morales

El Informador

GRAND RAPIDS, MI

joel@elinformadorusa.com

En una de las más emocionales audiencias en las cortes de Grand Rapids en reciente días, Sonja Hernández, madre de Giovanni Mejías de 4 años quien murió dos meses atrás en lo que el forense médico del Condado de Kent dijo fue por un golpe fuerte a su abdomen, lloró abiertamente mientras recordaba el día en que su hijo perdió la vida.

“¡Papi, levántate, bebé, levántate!”, testificó Hernández que le gritaba al pequeño, el martes, 8 de agosto, en la Corte de Distrito 63, al llegar a su casa móvil ubicada en la calle N. Green Meadows SE cerca de la Calle 60 a las aproximadamente 10:30 de la mañana y encontrar a su hijo sin respirar. “Como sentía que la ambulancia se demoraba demasiado, le gritaba al despachador del 9-1-1 que se apurara”, agregó.

Mientras la madre testificaba en la Corte de Distrito 63 en Grand Rapids, Elis Nelson Ortiz Nieves, de 26 años de edad, quien fue cuestionado y luego arrestado por la muerte del niño, derramaba lágrimas desde la mesa de litigante donde estaba sentado al lado de su abogado, Jeffrey Kortes.

El detective William Marks, del Departamento del Alguacil del Condado de Kent, quien entrevistó al hispano por más de 5 horas y quien fue la persona que le dio las noticias a Ortiz de que Giovanni había fallecido, dijo que el hispano le dijo que el niño había estado enfermo, su estómago inflamado y que intentó aliviarle la presión dándole agua y aplanando su abdomen.

“Y cuando supo que el niño estaba muerto, ¿Cómo reaccionó?”, le preguntó el abogado Kortes.

“Hubo un periodo de incredulidad y un cambio emocional en él”, contestó el detective Marks.

El equipo de enjuiciamiento, que incluyó a cuatro fiscales asistentes del Condado de Kent, presentó un diagrama de ambos lados del cuerpo del niño difunto, marcando múltiples áreas en sus extremidades, abdomen, espalda y cabeza.

El abogado de Ortiz Nieves logró que el forense médico, David Start, admitiera que las lesiones y cicatrices de lesiones viejas pudieron haber ocurrido hasta semanas antes de la muerte del niño.

Entre otras evidencias presentadas durante la audiencia de causa probable del acusado, se mencionó que Giovanni, así como sus hermanitos, brincaban desde el techo del garaje de la casa móvil el día antes de su muerte, y que un hermano de 10 años (de otro padre) era malo con él, que le daba puños a su estómago, y que lo había empujado de su bicicleta días antes de la tragedia.

“Bueno o malo, todo va a salir a la luz”, nos dijo Luis Ortiz, hermano del acusado, afuera del salón de corte. “Dios está a cargo aquí, no los abogados ni la corte”, agregó.

Su hermana y también hermana mayor del acusado, Leysha Ortiz, de 28 años, nos dijo entre lágrimas que cree que las autoridades han acusado a su hermano (Ortiz Nieves) de la muerte del niño porque se encontraba cuidando al pequeño ese día juntamente con otros seis niños.

“Lo están tratando de pintar como un hombre malo. Lo puedas acusar de cualquier cosa, menos de algo tratándose de niños”, dijo Leysha. “Él ha tenido a varias novias con hijos y siempre se ha hecho cargo de ellos. No puedo aceptar que sea culpable de lo que es acusado porque él no es esa clase de persona”, agregó.

Hernández, quien solo le ha dado entrevistas a El Informador en exclusiva, señaló las múltiples veces que los detectives dijeron “No recuerdo” durante sus testimonios al ser cuestionados sobre lo que vieron y atestiguaron el día que respondieron a la escena.

 

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta en Nuestras Redes Sociales