Hispanas se benefician de experiencias de emprendedoras

Por Joel Morales

El Informador

GRAND RAPIDS, MI

joel@elinformadorusa.com

Para Marielena Cano, integrante de la familia Cano, propietarios del restaurante mexicano El Toro Bravo en Wyoming, las historias personales compartidas por un panel de mujeres latinas emprendedoras el lunes, 27 de noviembre, en el Kroc Center en Grand Rapids, le sirvieron para saber cómo mejorar la administración de su negocio.

Cano fue una de 23 mujeres latinas quienes asistieron al seminario “Mujeres Emprendedoras ¿Yo puedo? organizado por el Sr. Hugo Zamora, consultor de Instituto Crece Latino.

“Aprendí mucho de las panelistas, sus historias tuvieron un gran impacto en nosotras (hermanas Rocy y Lucy Cano), porque nos identificamos mucho con ellas”, dijo la comerciante mexicana, originaria del rancho El Toro, Tepehuanes, Durango, México. “Como Gricelda Mata (propietaria de Lindo México), comenzamos sin mucha organización, no había un plan de negocio porque no sabíamos y porque éramos nuevas en el ambiente del comercio”, agregó.

Cano le dijo a El Informador que lo que les faltaba en conocimiento para plantar un negocio, lo compensaron con las ganas, diciendo “No nos vamos a rajar” y que abrieron las puertas del restaurante con la actitud de que iban a salir adelante por su propia cuenta.

“Gracias al Sr. Hugo quien llegó a tiempo a nuestras vidas y de quien hemos aprendido mucho”, también dijo la comerciante. “A los dos meses de abrir nos dio una charla y nos acomodamos mejor, pero primero tuvimos que aprender que hay gente para orientarte en todo, pero te tienes que dejar orientar, ser amable, humilde y conectar con otros”, agregó.

Mata les dijo a las asistentes que se ha dado cuenta que uno nunca deja de aprender. Compartió con las mujeres que después de que el banco le rechazara un préstamo para su actual negocio, hizo un plan de negocio, que incluyó entre otras cosas cómo iba a aumentar sus ventas, aprendió lo que era “marketing”, regresó al mismo banco y a la segunda visita lo consiguió.

“Siempre hay una manera de hacer las cosas”, les dijo la comerciante. “En cada etapa vienen nuevos retos, pero hay que ser perseverante. Para mí la clave es la preparación. Y agregó, mi consejo es que se preparen”.

La abogada Raquel (Salas) Guzmán les dijo a las mujeres que ella nació emprendedora porque le gustaba vender artículos y porque le gustaba estudiar. Dijo que un día se dijo a sí misma que tenía que ser empresaria y fue cuando empezó a estudiar para ser abogada.

Al graduarse del colegio de leyes con honores “Magna Cum Laude”, la abogada, oriunda de la República Dominicana, sacó las notas más altas de su clase, que dijo logró por encerrarse en la biblioteca desde las 7 de la mañana hasta las 10 de la noche estudiando todos los días.

Les contó que su primer trabajo fue en una de las firmas más grandes de leyes en Michigan, y que eso después la llevó a comunicarse con dos abogados, uno de ellos siendo Robert Álvarez, quienes le propusieron comprar Avanti Law Group, PLLC en Wyoming.

Compartió que ganaba un salario muy bueno y que le dijo al abogado Álvarez que, si le prometía que iba ganar lo mismo, consideraría la propuesta. Dijo que Álvarez le dijo que no le podía prometer que iba ganar lo mismo, pero que sí iba a trabajar mano a mano con ella para sacar la empresa adelante, que fueron las palabras que ella necesitaba oír, y así fue como comenzó el bufete de abogados que hoy día es muy exitoso.

“Cuando a mí se me habló de participar, al momento pensé en que es lo que yo le podía enseñar a una persona de negocio”, dijo Maricela Olvera de Supermercado México, originaria de León, Guanajuato. “Aprendí que no es tanto lo que les podía enseñar, sino más bien que al compartir los errores que yo cometí, le ayudará a alguien a no cometer los mismos errores”, agregó.

Olvera dijo que nadie nace sabiendo, pero que la perseverancia, el creer que uno puede y que es capaz de hacer las cosas, con profesión o sin profesión, es lo que le ha ayudado a ella a mantenerse en el ambiente del comercio. A la vez, que las mujeres son más dadas en aprender cosas nuevas, y que si la mujer quiere y ama lo que hace, lo puede convertir en algo grande.

De su parte, Claudia Ramírez, supervisora del centro de contacto a Servicio al Cliente para Gerber Life Insurance, originaria de Tampico, Tamaulipas, México, dijo que su consejo para la mujer que desea convertirse en emprendedora es la educación.

 

“Las mujeres empresarias necesitan educarse, y si terminan los estudios de la escuela superior, es bueno continuar para un mejoramiento continuo. Es clave porque siempre hay que estar en la vanguardia y en este mundo el cambio es clave”, dijo Ramírez. “Hay que primero tener un sueño, una visión, luego la determinación, el desempeño, la consistencia y no darse por vencidos. Una derrota no significa nada. Mi consejo es, levántense y tomen aire y hagan mucho más de lo que hicieron anteriormente para encontrar el éxito. Y si tu negocio es exitoso con los hispanos, expándete al mercado americano, que van a doblar las ganancias de tu negocio”, agregó.

La empresaria y profesionista Valeria Scheid fue la organizadora del seminario, dirigiendo a las panelistas y también haciéndoles preguntas e interactuando con las asistentes.

“Mis hermanas y yo estamos muy contentas de haber aceptado la invitación de participar en el seminario”, dijo Cano. “Vamos a aprovecharlos al máximo, y recomendamos los seminarios ya que son muy profesionales y le ayudan a uno en lo que necesita”, concluyó.

Instituto Crece Latino también realizó seminarios el martes y miércoles, 28 y 29 de noviembre y próximamente realizará dos más la semana entrante, lunes y martes, 4 y 5 de diciembre y empezando a las 6pm en el mismo lugar, ubicado en el 2500 de la avenida S. Division en Grand Rapids. Para más información, favor de llamar al (616) 901-1447.

ARTICULOS RELACIONADOS

comparte este articulo en tus Redes Sociales Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Comenta en Nuestras Redes Sociales